Tres estrellas Michelin y 32 años cautivando a los paladares más exigentes del mundo. Yannick Alléno es un nombre desconocido en Chile, pero toda una eminencia en la gastronomía internacional.

Inspirado en sus viajes por el mundo, el reconocido chef es el hombre detrás de Stay Paris Le Faubourg, el restorán del hotel Sofitel ubicado en la zona más exclusiva de la capital francesa, a pocos metros del Palacio del Elíseo. Una imponente construcción del siglo XVIII que acaba de ser redecorada por el interiorista Didier Gómez, el mismo que diseñó las boutiques Cartier, Saint Laurent y hasta la residencia de Harrison Ford.

Se trata de un espacio que rescata la comida urbana, siempre con un twist. Porque ese ‘je nes sais qou’ que define a la elegancia parisina también se plasma en la comida. Pollo al curry acompañado de arroz con cardamomo o beef tenderloin con papas fritas caseras son algunos de los platos más solicitados, aunque lo verdaderamente adictivo es la carta de postres y pastelería. “Una gran variedad de placeres culpables”, en palabras del chef. Un paraíso de chocolate, macaroons y pequeña patisserie que de lo linda da pena llevarla a la boca.

Para lanzar la nueva carta, Yannick ofició como anfitrión en una gran celebración donde se hizo presente lo más selecto de la sociedad francesa: un mix entre personajes del jet set, artistas y críticos gastronómicos. Personajes de gustos exigentes que no tuvieron inconveniente en hacer fila para degustar salmón especiado, miniribs con salsa de miel y los más de veinte postres preparados a la vista de todos, en una suerte de luxury candy bar.

Una parada obligada para alojar, comer, o simplemente admirar la esencia del lujo francés.