Ya estamos en diciembre y eso nos anuncia de inmediato la llegada de esa fiesta que grandes y chicos esperan cada año, la ¡Navidad!, una época no sólo llena de música y colores característicos, sino también de aromas, en el mundo del té al pensar en esta festividad, hay un solo aroma que se nos puede venir a la mente, el del chai.

El chai es para nosotros una mezcla de té negro con especias, típico de la India, pero para ser más precisos tenemos que saber que chai simplemente significa té en hindi y nada más. Esa clásica bebida proveniente del país del Ganges tiene un apellido que es “Masala”, vocablo que viene del árabe y quiere decir condimento o mezcla de especias, porque justamente de eso se trata el chai, de mezclar cuanto condimento se nos ocurra en nuestro té.

Pedir la receta del clásico indio no tiene mucho sentido, ya que no existe una única preparación para el chai masala, popularmente es consumido en la India y depende de la región en donde nos encontremos cómo se realizará esta mezcla, todo va a depender de las especias producidas en cada lugar. Así es como podemos encontrarnos con algunos que sean muy picantes por su alto contenido de pimienta y jengibre u otros muy dulces con notas a canela y anís, el equilibrio se encontrará en el balance perfecto entre las distintas especias seleccionadas.

wp-Chai-450

El “chai” se ve representado en su máxima expresión cultural a través de los populares Chai Wallah, preparadores de té callejeros que se encuentran en cada esquina de las grandes ciudades indias, cuya misión es proveernos de esta intensa y energizante bebida. Su preparación, sin embargo, no es la clásica que hemos aprendido, en teteras de porcelana y controlando temperaturas o tiempos de infusión. El Chai Wallah pondrá su mezcla de té y especias directamente en una olla al fuego en donde se empezará a cocer, esto exacerba el amargor del té por lo que es necesario agregar leche, para disminuir tanto la intensidad de éste como la de las especias. Luego se verterá en vasos de vidrio directamente desde la olla, realizando este acto con gran destreza, arrojando el té desde una gran altura para asegurarnos de que éste pierda temperatura.

La preparación del chai es una tradición y parte de una cultura, el cocerlo o incorporar leche es parte de la forma de consumo del té en esta región del mundo, por lo que no debería ser criticado por aquellos que prefieran su té puro.

Los “Chai” hoy en día al igual que muchos estilos de té, se han convertido en una familia, así como hablábamos de los “Grey” en el artículo anterior, en occidente al hablar de chai nos referimos a cualquier tipo de té que contenga especias, es así como lentamente podemos encontrar algunos que en vez de té negro utilizan té verde e incluso no llevan té, pudiendo prepararse con infusiones. Eso sí, las especias no pueden faltar.

Wp-chai-450-2

Una de las características más entretenidas del chai masala es que lo pueden preparar fácilmente en sus casas y a su gusto, los invito a hacer el experimento y a crear esa receta única y con su sello propio, todos podemos ser “Maestros Mezcladores”, sólo necesitan buscar algún té negro como base y mezclarlo con la proporción que ustedes prefieran de especias clásicas tales como: pimienta, jengibre, canela, clavo de olor, estrella de anís, semillas de cardamomo.

Incluso pueden optar por detalles como almendras, azafrán, cáscara de naranja o algo de vainilla. Ahora si se lo imaginan, es como tener la navidad en una taza de té, ideal para acompañarlo con un delicioso pan de pascua, simplemente la mezcla perfecta.

¡Feliz Navidad!

Comentarios

comentarios