El placer de comer una hamburguesa es gusto de multitudes. Todos aprecian la composición de carne entre crujientes panes con lechuga, tomate, queso cheddar y varios aderezos. Sin embargo, el gran desafío de este plato está en dar un paso más arriba y distinguirse entre la enorme competencia que se le presenta: desde locales de comida rápida hasta creaciones más complejas.

Wp-la-maestranza-servilleta-450

La Maestranza cumple por completo ese desafío. Con una carta especialista en hamburguesas, panes traídos desde Bélgica y una mezcla de productos muy bien pensada, aquí se encuentra calidad en cantidad adecuada.

Instalado en el lugar, decidí probar la Mon Amour, una hamburguesa de vacuno rellena de queso philadelphia, roquefort, rúcula, lechuga y una salsa de champiñones. Mi mayor temor se derrumbó de inmediato: a pesar de tener ingredientes con mucho carácter, ningún sabor opacaba a otro, sólo se potenciaban entre ellos. Una creación deliciosa.

Seguí el festín con el Chicken Romano, un sándwich de pollo con pimentón y champiñones, de sabor suave y más tradicional, pero no por eso sin encanto. La mayor sorpresa fue Hasta el fin del mundo: un trozo de merluza tempura a la cerveza con salsa tártara de la casa, ensalada a la chilena y un mix de verduras verdes envuelto en un panini de semillas de sésamo y nigella. Muy por el contrario de lo que se podría pensar, es por lejos el sándwich más liviano que he probado. El panini pareciera estar aireado y el tempura está en un punto perfecto para sólo saborizar y causar el maravilloso y adictivo crunch.

Wp-hasta-el-fin-del-mundo-450

Por último, pero no menos importante, la decoración de este espacio es un lujo visual. Puertas corredizas para ingresar a los baños y las pecheras de los meseros con frases llamativas y entretenidas. Una maestranza convertida en resto-bar que mantiene su identidad con un toque de 2015, y que sin duda hay que visitar.

*Todos las hamburguesas y sándwich vienen acompañados con papas fritas.
*En los postres, recomiendo el waffle con nutella y helado de vainilla gourmet, o el brownie de la maestra cubierto con salted caramel.

Dónde: Av. Vitacura 5468.
Cuánto: $10.000 por persona aprox.

> Reservas: 02-3223-5280

Comentarios

comentarios