Sobre coloridos mantos de arpillera la espera a la molienda del café es una experiencia. Entre notas dulces y un ligero perfume ácido, los baristas de Juan Valdez son verdaderos artistas: preparan el espresso y creman la leche para luego dibujar exóticos mandalas a pulso. Según el gusto de cada cliente, los cafés pueden ir desde los más suaves, como un capuccino preparado con café Huila, uno intermedio hecho con Cumbre hasta el más fuerte de todos: el Volcán.

Sinónimo de la marca es el icónico personaje Juan Valdez, creado por la agencia Doyle Dane Bernbach en 1959 por encargo de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia. Una invitación directa a disfrutar de la herencia cafetera de un país orgulloso de la posesión de un grano 100% arábigo, acreditado por Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial.

Tan selectivos como sensibles al clima, altitud y suelo del que crecen, los granos de Juan Valdez se muelen al minuto que sus clientes lo piden. “Los chilenos ya son amantes del café”, declara el colombiano Sebastián Mejia, gerente general de la cafetería en nuestro país, quien ha experimentado el crecimiento desde hace una década de esta industria, donde asegura que los clásicos capuccino, espresso y latte son los más apetecidos por los clientes.

gerente

Desde su siembra hasta que llega a las más de 30 cafeterías de nuestro país —pasando por procesos de recolección, secado al sol, trilla, almacenamiento y distribución—, su café es declarado Excelsior o premium, perfecto para fusionar en sus exquisitos nevados fríos con manjar, caramelo y galleta. “En la tostión hecha en Bogotá está nuestro secreto”, agrega Sebastián.

La propuesta de dulces y brownies de chunks de chocolate también es un must. “El chocolate derretido de estos brownies se combina perfectamente con una buena taza de café y aquí puedes estar todo el día en eso”, afirma el experto. Es por esto que existen salas para ejecutivos, con wifi y proyectores de presentaciones. “¿Nuestra clave? Entender la producción de una taza de café como un arte para todo tipo de personas”.