No hay masas añejas, tomates blandos ni lechuga oxidada. Esa es la promesa que hacen en Vapiano, el restorán de pastas, pizzas y ensaladas que celebra su primer año de vida en nuestro país. Con un equipo compuesto por estudiantes y jóvenes profesionales, esta cadena internacional se caracteriza por una dedicación especial a la frescura. El spaghetti, la masa de pizza, la salsa de tomate y el pesto; todo es hecho en el lugar con verduras recién cosechadas e ingredientes que no superan las 24 horas de vida.

La modalidad en Vapiano, ubicado en el Boulevard de Parque Arauco, tiene como protagonista al cliente. En una especie de línea de producción, los comensales escogen su pasta fresca (recién hecha) y una preparación o salsa. Todo se cocina frente a sus ojos y acogiendo sus indicaciones. Una vez terminado, pasa del sartén al plato. Nada se recalienta o recicla.

vapiano-oki

Esta consigna se toma en serio y se nota. Cada plato que llega a la mesa es colorido y aromático. La bruschetta es una muestra de la simpleza clásica de la cocina mediterránea: tomates, ajo, albahaca y aceite de oliva sobre una ciabatta crujiente y aireada; un bocado que despierta el paladar. Destaca también el scampi e spinaci, pasta en una salsa sobre la base de pesto, crema, espinaca y camarones, un plato icónico del local en todo el mundo.

Cada componente es cuidadosamente seleccionado, pesado y porcionado para asegurar preparaciones estandarizadas en cada visita y en cada local, un sello que se preocupan de cuidar y mantener. La excelencia germana, tradición italiana y pasión chilena se unen para entregar una experiencia culinaria completa.