La palabra Maridaje viene de Mariage, palabra francesa que significa matrimonio y según eso hace referencia a la perfecta unión entre la bebida y la comida.

En su manera más profesional, los expertos analizan los perfiles aromáticos de dos o más productos buscando que se cumpla la condición de correspondencia y armonía, de forma de que exista una compatibilidad entre los productos y se logre que estos mantengan su personalidad y sus perfiles aromáticos al momento de combinarse.

Por mi parte desde pequeña me ha gustado “maridar” a mi manera, las galletas con queso camembert siempre las acompañaba de Ginger Ale, las Ramitas con Bilz, los hotdogs con Fanta, el sushi lo prefiero con agua sin gas y el ceviche siempre lo acompaño de Rosé de Malbec.

No me considero una experta en el tema de maridar vinos, pero hay ciertos tips que me han ido ayudando a mejorar, sobre todo cuando tengo invitados a comer.

✓ Un vino ácido (blancos, rosados y algunos tintos) puede compensar una comida grasa. También pueden hacer que la comida parezca más salada, y el vino parecerá menos ácido si se beben con comidas dulces.

✓Un vino tinto con mucho grado alcohólico puede hacer que una comida ligera pierda su sabor, por eso debe acompañarse de comidas más fuertes como carnes y comidas especiadas.

✓Un vino dulce va bien con comidas dulces, reforzando ambos los sabores. También puede ir bien con comidas ligeramente saladas.

✓Un vino tánico (tinto, con sabor fuerte y seco en boca) va bien con comidas muy proteicas y grasas, como por ejemplo con cordero.

✓Para los comidas frías es preferible un vino de sabor más ligero.

✓Servir vinos blancos antes que los tintos.

✓Servir vinos jóvenes antes que los viejos.

Algo entretenido…

Hace un tiempo Queulat de Ventisquero, me invitó a conocer su desafío donde el enólogo de la viña le planteó a tres reconocidos chefs crear un plato único que maridara a la perfección con alguna de sus cepas.

Alexander Dioses, ex La Mar, Patricio Escanilla, Km0 y Minsu Bang, de Temple, asumieron el reto, pero eso no era todo, ya que Héctor Vergara, Master Sommelier, le asignó a cada uno de ellos, una cepa y una canasta de ingredientes para trabajar.

Los resultados fueron los siguientes; Alexander Dioses, presentó un “Topinambur al horno con ají cacho cabra y pescado del día a la plancha” maridado con un Chardonnay 2011, en por su parte Patricio Escanilla trabajó en un “Gallo confitado al cabernet sauvignon acompañado de champiñones ostra y pimienta canelo” maridado con un Cabernet Sauvignon 2010, ha sido un éxito y al parecer paso a ser parte de la carta del restaurante, y finalmente Minsu Bang, creo su original “Temple Burger” maridada con un carménère 2010.

Tuve la oportunidad de probar está última y digo que es original, ya que la hamburguesa estaba hecha a base de mariscos, ostiones, machas, camarones y salmón rebozados, en pan de marraqueta y las papas fritas eran bastones de curry (algo fuertes para mi), que estaba enamorada de la personalidad del carménère, fresco y especiado.

Si quieren probarla aun pueden hacerlo ya que la tendrán en la carta todo el mes de Agosto junto a la copa de Queulat, por $8.500.-

 

Comentarios

comentarios