Ya en 1900 lanzaron la primera Guía Michelin para los aventureros de la carretera y en 1926 nacieron las estrellas de la buena mesa, que ponen la diferencia entre una comida y un manjar. Hoy, este pequeño libro rojo abarca 23 países de tres continentes. Sin embargo, aún no llega a Latinoamérica. Es por esto que decidimos embarcarnos en nuestra propia guía para Santiago. Entrevistamos a seis críticos y personalidades del mundo gastronómico y éste fue el resultado.

El Europeo: ✩ ✩ ✩    Votaron: Daniel Greve, Soledad Martínez, Carlos Reyes y Pascual Ibáñez

En Alonso de Córdova, entre numerosas y elegantes tiendas de vestuario, galerías de arte y locales de decoración, se encuentra el que muchos consideran el mejor restorán de Santiago: El Europeo, que ofrece, según los expertos, la mejor experiencia culinaria de la capital. Y es que su chef, Francisco Mandiola (en la foto), ha sabido mantener el legado de quien fuera antes dueño y chef del lugar, Carlos Meyer, y al mismo tiempo imprimirle un sello propio. “Mandiola ha superado con éxito las dudas que suscitó el cambio y ha mantenido incólume la fama del restorán. Combina los sabores con cierta audacia y privilegia un diseño cuidadoso y armónico, diferente para cada plato. Es una cocina de autor, pero sin extravagancias”, afirma Soledad Martínez. Para Carlos Reyes, en El Europeo “cada plato vale su precio y eso no es menor”.

PIDA: Para Carlos Reyes, su salmón ahumado “es un imperdible que no deberían sacar jamás de su carta”. Daniel Greve, se inclina ante las ostras y el pulpo grillado y frito  y Soledad Martínez sugiere la crema de apio con trozos de langosta y el capuccino de locos y papardalles.

Rivoli: ✩ ✩  Votaron: Soledad Martínez y Guillermo Rodríguez.

Ubicado en pleno Providencia, este lugar ofrece un cálido y acogedor ambiente, en el cual se puede disfrutar de las más deliciosas preparaciones italianas que lo han hecho famoso a lo largo de sus más de 20 años de funcionamiento. Con un clásico estilo de trattoria, en este restorán su dueño y chef Massimo Funari se involucra en todo el proceso culinario, desde cultivar algunos de sus vegetales en su parcela de Aculeo, hacer su propia mozzarella y riccota hasta la atención a los clientes. “Este es un lugar con permanente innovación en su oferta gastronómica, con productos de excelente calidad y un chef que se relaciona con sus clientes en todos los servicios”, detalla Guillermo Rodríguez. “En el último tiempo, Funari ha combinado en varios platos, con originalidad, pastas, mariscos, quesos y legumbres como habas y lentejas. Recetas que en apariencia son simples, pero que muchas veces alcanzan la perfección”, complementa Soledad Martínez.

PIDA: Ravioles de queso de cabra ahumados con ragout de lentejas, son manjár para Rodríguez, mientras para Soledad los spaghetti con lenguas y salsa de erizo son una joya.

Latin Grill: ✩ ✩  Votaron: Patricio Rojas y Guillermo Rodríguez.

Elegido como el mejor chef de 2012 por el Círculo de Cronistas Gastronómicos, Luis Cruzat se ha hecho famoso por presentar sabores nacionales de forma moderna y sofisticada, pero sin mayores aspavientos en el hotel Marriott. “Cruzat presenta con orgullo la gran cocina chilena renovada”, afirma Rodríguez. En la carta incluso se puede saber cuál es la procedencia de los distintos productos utilizados, lo que termina transformando un plato en un viaje por los rincones de Chile. “Es una delicia entretenerse leyendo las distintas y novedosas propuestas que se hacen a partir de productos locales. Es un Chile revisitado”, comenta Patricio Rojas.

PIDA: “Congrio con Estofado de Picorocos y tomate ahumado sobre crema de choclo y albahaca”, recomienda Patrico Rojas. Mientras que Guillermo Rodríguez alienta a atreverse con el  Trigo mote  cremosa con lapas estofadas.

Osaka: ✩ ✩ ✩   Votaron: Pascual Ibáñez, Alejandro Jiménez y Carlos Reyes.

Si usted llega a este restorán ubicado en el cuarto piso del Hotel W, lo mejor que puede hacer es instalarse en la barra, mientras espera por una mesa. Desde esa ubicación podrá ver a Ciro Watanabe, el imponente, carismático y alegre chef, comandando a su equipo en las diversas preparaciones que conjugan a la perfección los sabores peruanos con la tradición japonesa.
“La fusión de sabores que se pueden probar en un solo bocado, en un solo roll, es de un sincretismo tan potente que uno puede quedar emocionado”, resume Alejandro Jiménez. Para Carlos Reyes “los platos sorprenden por sus detalles de preparación y en su presentación en la mesa, que crea un ambiente divertido, sabroso, elegante y también informal. Comer ahí es una fiesta”.

PIDA: “Cualquiera de sus Maki, sus anticuchos, lo que sea… Hasta el agua de la llave es rica”, afirma Carlos Reyes. Alejandro Jiménez coincide en el Maki a lo Macho, pero agrega el Niku-Dito (Tiradito de carne cubierto de ají panca y ensalada de pepino, sésamo, parmesano y palta).

Ópera: ✩ ✩   Votaron: Alejandro Jiménez y Soledad Martínez.

En un edificio que es patrimonio histórico y que antiguamente albergaba a un almacén de barrio, se encuentra este restorán de cocina francesa. Con vista panorámica y un ambiente pulcro e íntimo, lo que sobresale aquí es la comida. Para Soledad Martínez, sus mayores méritos están en el respeto al ingrediente principal, cuyos agregados se encargan de resaltar sin ahogar. “Su chef, el francés Franck Dieudonné, ha sabido crear una carta no muy extensa, pero contundente, con platos monumentales”, cuenta Alejandro Jiménez. En cada temporada, su carta incluye innovaciones, sin embargo, mantiene los platillos alabados por sus comensales. Dentro de ellos destaca la gallina trufada, que se ha mantenido como uno de sus emblemas. “Se sirve para dos personas y en dos tiempos, primero el caldo con quenelles de ave y/o trufas y luego la carne del ave, cocinada con láminas de trufa bajo la piel, acompañada de risotto”, explica Martínez.

PIDA: Martínez y Jiménez coinciden en que el plato estrella es la Gallina trufada en dos servicios. Jiménez también sugiere probar esta temporada la Cailles en deux cuissons.