La misión, un bar de película

Cuando los misioneros lo trajeron como símbolo de la evangelización. El logo del restorán es un saca corcho en forma de cruz, perfecto reflejo de lo que significó el vino para la religión. Etiquetas de Argentina, Chile, Estados Unidos y Canadá adornan sus grandes vitrinas, de pared a pared.

Sus botellas están guardadas en una cava subterránea con capacidad para 3.000 etiquetas que el cliente puede visitar. Los vuelos –degustaciones temáticas de tres copas– es otro de los sellos del lugar. El “Vuelo burbuja”, “La ruta del misionero” y  “Expresión del Pacífico”, son algunos de esos viajes.

“La Misión nos permite contar una historia, de cómo nace el vino en América. En nuestro espacio todos los que atienden son sommeliers y la gastronomía del lugar se complementa y está pensada para combinar bien con el vino”, comenta uno de los dueños, Jerôme Reynes.

IMG_9854

Barrica 94: vino y gastronomía

“Es un vino bar con gastronomía chilena de vanguardia”, así lo describe Karen Milgram, una de las dueñas del lugar. Ubicado en Bellavista  052, local 94, en el local se pueden encontrar vinos de Chile, Francia y España. Si hay algo que define a Barrica 94 es el maridaje. Carpaccio de wuagyu, empanaditas de pino y asado de tira, son algunos de los platos que caracteriza su gastronomía. Los dueños de casa invitan a una experiencia sensorial, ya que a través de una imponente y colorida cava con más de 450 etiquetas, ubicada en el primer piso, los clientes pueden escoger su vino.

IMG_4926

La vinocracia, para todos los gustos

Ubicado en el corazón de la Plaza Ñuñoa, en Irrarázaval 3.470. Vinocracia nace hace dos años con la idea de educar a los más jóvenes en el mundo del vino. “Nuestro objetivo es democratizar este noble elemento que nos acompaña y nos identifica desde que nos conquistaron”, dice Hugo Córdova, sommelier y socio del bar.  Bajo un ambiente de rock and roll este vinobar ofrece más de mil etiquetas de vinos chilenos y extranjeros. El local cuenta, además, con “ Cata para los Vinocratas”, que se realiza una vez a la semana con un enólogo invitado. El maridaje está presente con tablas, tapas y platos de fondo típicos de la cocina chilena. “El buen beber tiene que ir acompañado del buen comer”, agrega Córdova.

IMG_0145

Les dix vins: fusión franco chilena

Mitad tienda y mitad bar, Les Dix Vins es un juego de palabras que en francés significa entre los diez vinos o los divinos. El local que pertenece a dos hermanos franceses, Marion y Guillaume Liss, busca mezclar Francia y Chile. El jazz en vivo es la música de fondo para disfrutar cientos de etiquetas de los más variados precios y características. El queso también juega un papel clave con 25 tipos importados directamente de Francia.
Su evento estrella se llama 10 vinos a la copa, el cual consiste en una degustación de cinco vinos chilenos y cinco vinos franceses, para que los clientes puedan disfrutar sin pagar una botella. “Todos los miércoles tenemos catas gratis que  realizamos junto a un enólogo de una viña que nosotros elegimos”, dice su dueño Guillaume Liss.

IMG_0105