Cuando salimos de nuestras casas en la mañana y el cielo ya está oscuro, los termómetros empiezan a marcar temperaturas cercanas a los 0 grados y comenzamos a sacar la ropa de invierno, es señal indiscutible de que comienza la temporada de té. Sacamos nuestras teteras y reabastecemos nuestra despensa con nuevas variedades, los más típicos son los tés negros y rojos puros y con sabores, pero dentro de todos aquellos ideales para acompañar esos fríos días, hay uno en particular que su aroma nos remonta de inmediato a una cabaña, probablemente cercana a un lago en el sur de Chile, con la chimenea encendida en pleno día de lluvia. Ese té de nombre impronunciable es el ahumado Lapsang Souchong.

Los chinos tienen una forma aún más compleja de llamar este té, Zhenshan Xiaozhong, pero internacionalmente se ha simplificado a Lapsang, que quiere decir madera de pino y souchong (pronunciado suchong) que hace referencia a la clasificación de la hoja, aquellas más grandes y viejas de la planta. Esta variedad de té negro posee una característica única, un intenso y fascinante aroma ahumado. Es de aquellas variedades que o amamos u odiamos, sin término medio, siendo este té negro chino uno de los perfectos acompañantes para los meses que comienzan.

Wp-tea-450

En mi último viaje a China tuve la posibilidad de llegar a la zona de las montañas Wuyi, en la región sureña de Fujian, lugar famoso por la producción de Oolongs y también de este ya popular té para los occidentales. En realidad los chinos no gustan mucho de este tipo de té, pero los europeos por siglos han sido grandes fanáticos de los aromas ahumados del lapsang.

La elaboración del Lapsang Souchong sigue siendo uno de los grandes misterios del mundo del té. Pocas personas han tenido acceso a ver las zonas productoras y el lugar exacto en donde se elabora este té se encuentra al interior de una reserva nacional patrimonio de la humanidad, que hoy en día pasa por grandes conflictos étnicos, por lo que el acceso a extranjeros está prohibido sin los permisos gubernamentales correspondientes.

El Lapsang Souchong es un té aromatizado. Ese intenso aroma ahumado no es propio del té, se logra prendiendo fogatas con madera de pino durante el proceso de secado, para que las hojas de té absorban ese persistente aroma.

Dice la leyenda que hace casi 500 años –cuando la Dinastía Qin comenzó a anexar las provincias del sur de China–, los habitantes de la región de las montañas Wuyi supieron de esta invasión por lo que para proteger  su tan preciado té, decidieron acelerar el proceso de manufacturación prendiendo fogatas con madera de pino que se encontraban en los bosques de esa zona. Al terminar la producción acelerada, enterraron su té para que los invasores no se lo llevaran. Al volver y desenterrar su té, se dieron cuenta que había quedado completamente oxidado y con un intenso aroma a humo. En ese momento dieron su cosecha por perdida, pero un ingenioso comerciante decidió llevarlo al puerto de Amoy, actual Xiamen, para comercializarlo con los europeos. Estos simplemente quedaron maravillados y al año siguiente volvieron pidiendo más de ese maravilloso té y pagando el doble. Es así como un pequeño accidente dio origen a una de las variedades más populares y extrañas del mundo del té.

Wp-tea-450-2

Los chinos hoy en día siguen sin ser grandes fanáticos. Incluso hay producciones sin ahumar que lo hacen mucho más aceptable para ellos, siendo prácticamente exportado en su totalidad a países principalmente europeos.

El Lapsang Souchong hoy en día se suele mezclar con otros tés negros para replicar los tés ahumados de las caravanas de camellos que llevaban el té a Rusia, debido a que la producción se realiza en un solo lugar y en pequeñas cantidades bajo una receta secreta. Este té puede alcanzar altos precios, por lo que el mezclarlo hace posible un mayor consumo de este estilo de tés.

Si aprenderse el nombre de este té aún se les hace imposible, siempre podrán preguntar por un té negro ahumado, de seguro en su tienda especializada o café favorito sabrán a qué se refieren. Depende de ustedes si es que el misterioso Lapsang Souchong se vuelve su mejor amigo o su peor enemigo.

Comentarios

comentarios