La fiebre mundialera tiene a todos con los ojos puestos en Brasil, es por eso mismo que para ir a tono con las conversaciones diarias sobre los mejores goles de cada jornada, los amantes del té probablemente apreciarán saber que Brasil además de ofrecer hermosas playas, carnaval y samba, es el segundo productor de té más importante de Sudamérica.

Wp-trabajadores-del-te-450

Es un hecho que la tradición que comenzó entorno al té en China hace casi cinco mil años se ha expandido a través de todo el mundo, siendo hoy en día más de 50 países los productores de té. Algunas regiones de Sudamérica se caracterizan por tener un clima ideal para la producción de té –altas temperaturas y humedad– por lo que después de Argentina, Brasil es el segundo mayor productor de la región.

Las primeras plantaciones de té se establecieron en Brasil a comienzos de 1800, cuando portugueses trajeron chinos desde su colonia en Macao para desarrollar la producción. Para entonces, los portugueses se habían convertido en grandes aficionados al té. Esta industria fue creciendo debido al trabajo de esclavos, pero una vez abolida la esclavitud en 1888, sufrió una gran caída.

Wp-cha-450

A comienzos del siglo XIX la producción de té volvió a renacer en Brasil, inmigrantes japoneses llegaron a la zona de Registro, a un par de horas al sur de Sao Paulo, trayendo consigo sus plantas y técnicas de manufacturación. Hoy en día esta región produce interesantes tés verdes al más puro estilo japonés y tés negros, que principalmente terminan en Estados Unidos, siendo utilizados en la elaboración de diversas mezclas. Otra zona que se ha incorporado a la lista de regiones productoras de té es el estado de Paraná, cercano a la provincia de Misiones en Argentina, la gran zona productora de té de ese país.

Curiosamente en el país del fútbol, la segunda bebida más consumida a nivel mundial no es conocida como té, u otro derivado como en el resto de las lenguas de Europa occidental. Ésta es llamada “Chá”, al igual que en China. Esto se debe a que los portugueses a diferencia del resto de Europa, obtenían su té directamente de su enclave en China, Macao, en donde el té era llamado cha, al igual que en gran parte del país. Mientras el resto de Europa obtenía su té desde el puerto de Amoy, en donde en su dialecto el té era llamado “Tay”, dando origen a la palabra utilizada por la gran parte de los países de Occidente.

Wp-te-450-2

El dicho dice que Brasil es lo más grande del mundo. Al parecer eso no aplica a su producción de té, ya que en realidad si bien es la segunda más importante en la región, ésta sólo alcanza difícilmente el 20% de lo que produce India.

Es muy probable que en Brasil en vez de ver los partidos acompañados de una taza de té lo hagan bebiendo unas caipirinhas, ya que el consumo de té en este país sigue siendo bajo, pero aquellos fanáticos del fútbol que estén apoyando a la Roja y sean a su vez amantes del té, si están en Sao Paulo, ya lo saben, pueden dirigirse al sur, visitar el Vale do Ribeira, llegar a la ciudad de Registro y sorprenderse con las verdes laderas cubiertas de arbustos de té.

Wp-te-450

Aquí desde Santiago celebraremos cada gol con una taza de té verde.

Comentarios

comentarios