Hoy en día los productos orgánicos se están haciendo cada vez más populares, asociado a un cambio cultural en donde cada día buscamos vivir de una forma más saludable, pero en cada producto se dan contextos diferentes, ¿realmente el sello y la certificación lo son todo?, en el mundo del té probablemente no.

Cuando hablamos de un producto orgánico nos referimos a aquel que no utiliza químicos en su manufacturación y se utilizan alternativas sustentables con el medio ambiente. En vez de fertilizantes químicos recurrimos a compost y en vez de pesticidas para combatir enfermedades e insectos aplicamos medidas como animales, otras plantas, entre muchas opciones. Todo, con el fin de que nuestro producto no se vea afectado por componentes artificiales.

Wp-sello-organico-450

Es comentado el hecho que al utilizar fertilizantes y pesticidas químicos de cierta forma matamos la esencia del lugar en donde se produce nuestro producto. En el caso del té, recordemos que todo el entorno de la plantación va a influir en el resultado final, el suelo, el aire, el agua, etc. ¿Y qué pasa si en todos lados comenzamos a utilizar los mismos productos químicos? Probablemente las diferencias entre una zona y otra se van a comenzar a igualar, haciendo los tés más estándares.

Pero ojo, que si pensamos y analizamos un poco el contexto en el que se produce el té, consideramos los países productores y las regiones donde se dan, tenemos a China, India, Sri Lanka, entre muchos otros, países que tienen tazas de pobreza altísimas y donde las producciones de té están alejadas de las grandes ciudades, zonas rurales en donde muchas veces estos productores ven sus plantaciones como el único ingreso que tienen para sustentar a sus familias.

Si consideramos los altos costos que implica obtener una certificación orgánica es lógico pensar que muchos de estos productores, que sus familias han elaborado el té durante siglos, no tengan los recursos para poder certificarse orgánicamente, pero que han seguido utilizando las mismas técnicas y prácticas de sus antepasados. Los productos químicos deben tener alrededor de un siglo y en muchos casos los productores han sabido mantener sus tradiciones sin ser necesario el uso de estos compuestos, por lo mismo lo importante son las prácticas orgánicas más que un simple sello. El saber exactamente bajo qué condiciones fue producido ese té.

Wp-te-organico-450

Por otro lado, no quiero asegurar que las plantaciones de té están libres de químicos, para nada, Hace poco estudios demostraron zonas de la India muy contaminadas hasta a niveles tóxicos que involucraba a muchas marcas de renombre, por lo mismo, insisto, es importante conocer el origen de nuestros tés.

Otro factor a considerar es que orgánico quiere decir, a grandes rasgos, libre de químicos y con un manejo sustentable, pero no es sinónimo de calidad, ya que la calidad la dan otros factores, como la altura, la variedad de planta, las condiciones del ambiente, la cosecha, etc. Es fácil producir té masivo y de baja calidad, sólo basta con cumplir los requisitos, pagar la certificación y listo, dejando de lado los factores que realmente producen un buen té.

Para todos aquellos que son parte de esta tendencia de consumir productos orgánicos, lo único que les pido es que no sentencien a industrias como la del té por no contar con certificaciones, averigüen, investiguen y conozcan las prácticas en las que fueron elaborados esos tés, evidentemente para alguien produciendo productos en países desarrollados es mucho más fácil conseguir los recursos para obtener una certificación, que para los humildes productores de té.

El sello no lo es todo.

Comentarios

comentarios