Muchos piensan que es una exageración utilizar un agua especial para preparar té. Es un hecho que prácticamente todos utilizan simplemente agua de la llave y dan por sentado que es la forma correcta de hacerlo, pero es necesario que conozcan por qué esa no es la mejor alternativa. Si están a punto de preparar alguno de sus tés favoritos, cosechados a mano en la cima de altas montañas, piensen dos veces si está en sus planes arruinarlo con el agua que sale de la cañería.

Curiosamente hace unos días una alumna de Tea Studio me llevó de regalo una botella de agua de la vertiente que tiene en el patio de su casa en Pirque. Es increíble pensar que aún existen esos lugares en donde el agua natural nos puede demostrar la gran diferencia que puede lograr.

Wp-gota-de-agua-450

Antiguamente los chinos aseguraban que la mejor agua para preparar el té y disfrutarlo plenamente venía de fuentes y vertientes puras. Sin embargo, hoy en día es bastante difícil encontrar lugares en donde las aguas tengan la pureza necesaria para utilizarlas en la preparación de nuestro té.

Aún existen en China –al igual que esta vertiente en Pirque– lugares que son famosos y reconocidos por ser las mejores aguas para ser utilizadas en la preparación del té. La fuente del tigre es una de las más famosas, ubicada próxima a la ciudad de Hangzhou y a la zona del Lago Oeste, se dice que el agua que sale de esta fuente es una de las más preciadas de China y es ideal para la preparación de los tés más finos y delicados. A diario acuden cientos de personas a recolectar esta agua que les asegurará simplemente la mejor infusión.

Para el común de los mortales que no contamos con ninguna fuente en el patio de nuestras casas, la opción que nos queda es utilizar aguas filtradas o purificadas. Recordemos que lo que estamos bebiendo es en un 98% agua, por lo que su calidad es muy importante y va a afectar directamente el aroma y sabor de nuestro té.

Por lo general el agua de la llave tiene un alto contenido mineral debido a los procesos de purificación por los que pasa y este alto contenido tiene consigo consecuencias.

El aroma del té se ve perjudicado, probablemente en vez de sentir esas notas frescas, herbáceas, vegetales, frutales, que esperamos encontrar en nuestros tés favoritos, sentiremos de una forma mucho más predominante un aroma que nos recuerde las notas a cloro de la piscina, durante un día de verano. No suena tan delicioso, ¿cierto?

Wp-botellas-de-agua-450

Para los más pretenciosos y que temen manchar sus dientes con los antocianos presentes en el té, les informo que uno de los principales motivos de que esto ocurra es el uso de agua de la llave. Los taninos del té se juntan con los minerales presentes en el agua, solidificándolos, cosa que podemos apreciar cuando se forman delgadas capas de algo que parece grasa en nuestras tazas. Eso finalmente va a parar directamente al esmalte dental y también a nuestras tazas.

Y si aún no consideran que es necesario cuidar la calidad del agua, estudios han demostrado que el alto contenido de minerales en el agua impide la completa extracción de los antioxidantes presentes en el té, lo que hace mucho menos eficiente nuestro consumo de té y desaprovecha una gran parte de los beneficios que éste nos pudiera ofrecer.

Las alternativas son comprar agua embotellada, aprovechar el dispensador de agua purificada de la oficina, poner filtros de agua en las llaves de nuestras casas. En fin, realizar cualquier cosa que nos ayude a no arruinar ni el sabor de nuestro té, ni las propiedades y beneficios que podemos obtener de el.

Después de todo, creo que no es tan exagerado usar buena agua para preparar un buen té.

Comentarios

comentarios