Definitivamente llegó el invierno y con él, las botas, paraguas, las gotas de lluvia, los días grises, las estufas, calefacciones, las bufandas, guantes, gorros, los abrigos y por supuesto lo que más me gusta, ese olor a sopaipillas, chancaca, quequitos, pasteles y cuanta maravilla dulce exista.

Porque claro, se justifica, hace frío, necesitamos más energía y consumir alguna que otra caloría… ¡Mentira!
La verdad, necesitamos una buena excusa para salirnos de la línea, para disfrutar sin culpa y sobrellevar el “duro” invierno dulcemente felices. Lo merecemos, es justo y necesario.

Y como soy justa y generosa en sabor, les quiero compartir una vez más mis favoritos para este invierno, desde tortas hasta dulce de leche.

Para empezar, lo que está de moda… “macarons”, esos coloridos dulcesitos a base de merengue y almendras, rellenos con originales sabores como frambuesa, limón, pistacho, entre otros. Los mejores son de it.Zuit. Perfectos y delicados, sólo puedo decir eso. Nada comparados con los que venden en otros lados, elaborados con dedicación por manos especializadas en Europa.

dulcemente-feliz-horizontalEn miniatura, los cupcakes de Blum Yum son un imperdible. La verdad es que no me consideraba fanática de este formato, pero cuando probé sus mini cupcakes, me anoté en la lista. De consistencia perfecta, esponjosos, ‘mojaditos’, preciosos y con más de 20 sabores como coco y banana/maracuyá ¡me hicieron feliz!

Algo chileno, son los berlines que hace a pedido Isidora Sánchez. De masa perfecta, esponjosos, húmedos y rellenos con mermelada, crema pastelera, manjar o lo que usted quiera. Mis favoritos son los de tamaño chico (la mitad de uno normal), rellenos de esa cremosa y ligera pastelera, perfectos para celebraciones o para esas largas horas del té en familia.

En el cine, los pasteles de Dolcetto son mi último y gran amor. Por ahora, sólo se encuentran en el Cine Hoyts de La Reina por lo que si tiene pensado ir, no se olvide de mi consejo. La torta de chocolate, puro chocolate cubierto con manjar, el cheesecake o el pie de limón con ese merengue firme y dulce, entre otros, son mi placer culpable desde que los probé.

Para un cumpleaños, la torta de Jackie Gillof de merengue almendrado, es algo que merece llevar las velas y cumplir los deseos de cualquier festejado. No hay quien la haya probado y no se haya repetido. Suaves capas de merengue con manjar, crema y almendra crocante, la hacen mi favorita.

De supermercado, el dulce de leche marca Jumbo es una real delicia, de textura suave y sabor casero. El secreto perfecto para arreglar cualquier postre como plátanos, panqueques, queques y otros tantos.
Espero que se animen a probarlos y si lo hacen, me cuentan. ¡Buen fin de semana!

Comentarios

comentarios