Es domingo, no tengo muchas ganas de cocinar ni tampoco de arreglarme demasiado para salir, la oferta de restoranes abiertos este día es más bien escaza y mis ganas de comer algo rico, que no sean pizzas o comida rápida para despedir la semana como corresponde, son enormes.

Viendo una revista y pensando en que hacer, me encontré con Ansia: trilogía del comer y otras cosas, obra de teatro que toma lugar en el “cuarto frío” de la cocina de un hotel boutique donde se expresan los sueños, ambiciones, frustraciones y amistad de los 3 cocineros que la componen. Evidentemente como el tema me gusta más que un poco, partí a verla. Debo reconocer que a pesar de que la sala era pequeña y no del todo cómoda, me gustó mucho su simpleza y certera caricaturización de los personajes que me hicieron reír. La recomiendo.

Al salir de la obra, con más ganas de comer de las que tenía cuando entré, me acorde de Divertimento Chileno, un clásico restaurante familiar a los pies del cerro San Cristóbal donde su carta ofrece cocina chilena e italiana, sin pretensiones pero cuidando en cada detalle el sabor de sus platos. Se nota el amor y trabajo familiar.

Nos sentamos a la mesa y llego ese pan amasado irresistible que cuando lo abres sale vapor, le echas mantequilla y se derrite en solo segundos,  le sumas un poco de pebre y sin darte cuenta deja de existir…

Para partir pedimos la mozzarella artesanal ($5.400), hecha especialmente para Divertimento por un italiano, de suavidad extrema que en algunos casos se acerca bastante a la burrata (mozzarella rellena de “stracciatella”: la misma mozzarella, en pedacitos como “deshilachados”, mezclada con crema de leche), como es artesanal no siempre son iguales pero sin duda es de las mejores que he probado en Santiago. Y Drusolino ($4.800), alcachofa cruda con jamón serrano, parmesano y limón, muy fresco.
Los platos de fondo son generosos y deliciosos, Lengua nogada ($7.200) que se podía cortar con el tenedor, Asado de tira al vino tinto ($8.200), jugoso y a punto y los Ravioli di zucca ($7.300), como dice su nombre rellenos de zapallo pero con un toque de mozzarella, de masa perfecta. Hay otros platos que he probado que me gustaría destacar como el Congrio con chancaca (8.700), un agridulce original y los Fettuccini ai carciofi ($7.400).

El dulce final se lo gano el suspiro de lúcuma (también conocido como nortino $3.600), más tirado a la lúcuma que al manjar, lo que hace que sea más denso y sabroso y la leche nevada ($3.000), un clásico que me hizo recordar mi infancia y la verdad no es fácil encontrar una tan buena.

Si va de día, puede terminar el almuerzo con una caminata por el parque, panorama más que ideal ¿no?

Dónde: Divertimento Chileno. Av. El Cerro s/n esquina Pedro de Valdivia Norte, Parque Metropolitano, Providencia.

Cuándo: De Lunes a Sábado, horario continuado desde las 13:00 a las 23:30 hrs. Domingos, horario continuado desde las 13:00 a las 22:00 hrs.

Ansia: Trilogía del comer y otras cosas/ Reservas al 07-6099553. Sala CEAT, Dardignac 172, esquina Loreto, Bellavista. Hasta el 29 de Julio. Entrada ($4.000)

>En Twitter: @comoyexisto

Comentarios

comentarios