Desde que la antiquísima expresión ‘¿pasta o pollo?’ resonara por primera vez en el pasillo de un avión de una compañía estadounidense —única que ofrecía cocina a bordo en 1936—, la historia de las aerolíneas ha estado inevitablemente ligada a la de la gastronomía.

La primera comida aérea, hasta entonces, se había entregado fría el 11 de octubre de 1919, al interior de un Handley Page Type O/400 que venía apenas renunciando a los combates de la Primera Guerra Mundial. En medio de aquel trayecto corto entre Londres y París, los viajeros almorzaron sándwiches y frutas de tres chelines que ahora nada tienen que ver con el mundo culinario de primer nivel que desfila por encima de las nubes. Es esta nueva experiencia gourmet onboarding la que compañías como LATAM Airlines Group han querido sumar a su experiencia de vuelo.

Una selección de platos gourmet individuales que son un 50% más grandes y que representan la cocina latinoamericana. Cordero cocinado a fuego lento con puré de calabaza al jengibre, cebolla roja asada y porotos verdes salteados, salmón ahumado con quínoa, queso de cabra y verduras mixtas con aliño de cebolla verde y yogur, y waffle belga con compota de berries, forman parte de una de las tres opciones de almuerzo, cena y desayuno que ofrece la cocina nacional e internacional de los vuelos Economy con destino a la ciudad de Melbourne, en Australia. “Nos embarcamos en un viaje para desarrollar una experiencia culinaria que entregue calidad, comodidad y una variedad incomparable, sobre todo para quienes afirman que la comida a bordo es uno de los diferenciadores más importantes de un viaje”, dice Claudia Sender, Vicepresidente Senior de clientes LATAM.

6627-Alta

La selección de este y otros platillos como carne de res cocida a fuego lento con pudín de maíz, canelones de ricotta y espinaca con salsa cremosa de azafrán y coulis de pimiento rojo asado, y waffles con manjar, castañas de Cajú y naranja —parte de las 300 nuevas propuestas de la compañía para los vuelos de más de siete horas—, se desarrolló durante 16 meses en Amsterdam junto con expertos de catering de aerolíneas en el Centro de Innovación Gategroup y sus chefs especializados en cocina aérea.

LATAM ya ofrece esta propuesta gastronómica en las cabinas Economy de todos los vuelos internacionales (en Boeing 787, 767, 777 y Airbus A350) hacia y desde Chile que viajan a Estados Unidos, Oceanía y Europa, con miras a extender su nueva red de cocina a todos los viajes fuera del país a finales de 2018. “En nuestra cocina, cada detalle importa”, concluye Sender, “por eso fuimos tan profundos en el análisis sobre qué tipo de menú debíamos ofrecer en cada vuelo, con ingredientes de calidad al servicio de cada plato y dignos de cualquier restorán en tierra”.