Dijeron que la planta de té se adaptaba exclusivamente a climas tropicales, que requería de altas temperaturas y humedad, sin embargo en Salus Flora no se lo creyeron y decidieron ir en contra de cualquier mal pronóstico. Hoy después de un trabajo de 15 años podemos ver en Chile el resultado de la primera plantación de té chilena y la más austral del mundo.

El pasado 14 de enero me invitaron a la inauguración oficial de la primera plantación de té chilena, evidentemente un hecho histórico de esta envergadura no se podía dejar pasar y fue así como terminé en el Km. 5 entre Villarrica y Licanray. Al interior del fundo Futacoyán, a 340 msnm y a los pies del volcán Villarrica, ocurre la magia de la producción del té más austral del mundo.

Salus Flora ubicada en el paralelo 39 de latitud sur destierra oficialmente a la plantación neozelandesa Zealong ubicada en el paralelo 37 y se consagra como la plantación de té más austral del mundo, y es que en realidad no es fácil producir té en zonas donde la temperatura no acompaña. Si bien la tecnología ha ayudado al desarrollo de plantas que resistan las inclemencias del clima, bajas temperaturas y exceso de lluvia, sigue siendo extremadamente difícil producir té en zonas como Villarrica.

Wp-Te-450

Las plantas fueron en un comienzo traídas directamente desde Estados Unidos, hoy han desarrollado una producción clonal en la misma plantación y cuentan con 2.000 plantas en producción y con algunas más ya en proceso de crecimiento. Actualmente se producen 800 kilos de té, el cual se obtiene a lo largo del año a través de tres cosechas. ¿Resultado? 20.000 cajas comercializadas como Salus Flora y en venta en tiendas gourmet y farmacias homeopáticas.

El té chileno es un té verde, cultivado de forma orgánica, el cual se desarrolla a través de un método que se asemeja mucho al japonés tanto en la cosecha como en la manufacturación misma. Si bien ya se está obteniendo un resultado aceptable, falta mucho por mejorar en la técnica de manufacturación, aún no podríamos llegar a pensar en comparar los resultados con aquellas variedades producidas en países de tradiciones milenarias como lo son China y Japón, ya que además aún queda una etapa de maduración de la planta y manejo de la técnica.

Pudimos apreciar los distintos intentos y resultados que han obtenido, y cada vez se han logrado acercar aún más al desarrollo de un té que se exprese de buena manera en la taza, por otro lado los estudios realizados en la plantación demuestran que la variedad verde, proveniente de Villarrica tiene un alto contenido de antioxidantes y un bajo contenido de cafeína, lo que es un aporte importante para nuestra salud.

Wp-TeChile-2

Salus Flora se ha convertido en un pionero en una industria que desafió completamente a la naturaleza, frases como Chile no tiene el clima para producir té pierden completa validez frente a este experimento que hoy en día nos sorprende con resultados y proyecciones muy alentadoras, si ya somos conocidos internacionalmente por nuestros vinos, frutas y verduras quién sabe si el día de mañana podremos llegar a ser reconocidos por nuestro té, tal vez en un futuro no muy lejano en las casas de té alrededor del mundo Villarrica se codeará con Shizuoka, Darjeeling y las montañas de China y Taiwán.

Por ahora sólo nos queda ver cómo evoluciona este primer té chileno, felicitar a Salus Flora por la tremenda iniciativa y desearles las mejores cosechas para que nos puedan seguir deleitando con su té.

Comentarios

comentarios