De nombre ácido y carácter redondo este restaurant tomó lo mejor de la verdadera Italia y lo instaló en el corazón de nuestro barrio europeo. Ingrediente transcendental en la cocina mediterránea, las alcaparras sirvieron de inspiración para bautizar el lugar que fundó una pequeña Roma en la propia y local Avenida Italia.

Existen pocas personas que no disfruten de un plato de pastas o pizzas, pero de seguro, si alguna de ellas visitara Capperi, cambiaría de parecer. En esta tratoría todo se trata de recordar la Italia clásica y verdadera. Comenzando por su estética y terminando en la carta, la experiencia comienza con dos patios con aires de viñedo, uno interior y otro exterior, los cuales logran separar a Capperi de la ciudad, sin tener que salir de ella. Eso, sumado a una decoración acogedora y un gran menú de platos y vinos, entre los que destacan los ravioles de jaiba, tienen como resultado una imitación perfecta de la verdadera vida en la toscana.

Wp-Capperi-450

A diferencia de otras tratorías, este restaurant hace honor a su lugar de origen. Usando una carta Magna de entradas – donde destaca el Suplí a la romana, un plato que consiste en bolitas salteadas de risotto con ragú y abundante queso mozarella dentro – y pizzas con carnes y diversas verduras, podría decirse que éste se ha convertido en un pequeño imperio a la piedra, en el cual se incluyen focaccias y novedosas variaciones de pizzas blancas, las cuales están preparadas con provoleta o queso azul entre otros ingredientes.

Wp-Menta-450-

Lejos de ser ácido como las alcaparras, el secreto de Capperi está más cerca de lo que pareciera ser una trufa. A simple vista nadie pensaría que tras esa austera apariencia se esconde una preparación delicada y sabor intenso, siempre dispuesto a tentar en una nueva oportunidad.

Dirección: Avenida Italia #1463, casi al llegar a esquina Caupolicán. Precio promedio por persona: $10.000.-

Comentarios

comentarios