Existen lugares que sorprenden por su diseño y/o arquitectura, otros por excelente atención y carta, y cuando tenemos suerte, encontramos alguno con la suma de todas estas alternativas. A primera vista y por su decoración, pareciera ser que Blue Jar es uno de los de tipo simple. Sin embargo, al cruzar la puerta su austeridad se convierte en detalles y creatividad a la carta.

Wp-bj-burger-450

Lejos de una cocina complicada, la cocina de Blue Jar pone los ingredientes más sencillos pero no por ello menos variados, sobre la mesa. Combinaciones del rango más elevado y que incluyen toques griegos, indios, españoles e italianos es parte de lo que ofrece este clásico del centro de Santiago con más de seis años de trinchera gastronómica, ubicado a una cuadra del Palacio de La Moneda.

Wp-selvanegra-450

Comandado por una simpática inglesa que no deja nada al azar –ni el saludo de bienvenida ni mucho menos las honestas recomendaciones–, este restaurant que hace honor al concepto de experiencia, ya ha ganado condecoraciones entre sus curiosos adeptos. Sus refinadas cartas de mañana, almuerzo y tarde, incluyen una buena dosis de cocina de autor, abundantes bagels de salmón o chocolate con churros al desayuno y monumentales hamburguesa e incluso tradicionales postres polacos como el Rodgod de Rena al almuerzo (sopa fría de concentrado de berries).

Wp-souffle-450

Algunos de los platos actuales más destacados del “Jar” son las aceitunas apanadas como entrada y para el fondo, la BJ Burger con papas fritas, el curry de berenjenas con espinacas, camote acompañado de basmati y raita, y la merluza austral con puré de zanahorias, espárragos y pistou. Y si quedan ganas de volver por otro de sus imperdibles, los más tentados pueden reservar un cupo en las cenas especiales que se realizan el primer jueves de cada mes con preparaciones que no están disponibles en su carta habitual.

Dónde: Almirante Lorenzo Gotuzzo 102
Cuándo: Lunes a viernes, 8:00 a 21:00 hrs.

Comentarios

comentarios