La tradicional botella de aguas Evian es uno de estos pequeños pero al mismo tiempo grandes gestos, un codiciado símbolo del buen vivir que sorprende con nuevas iniciativas.

Durante los últimos años, la marca se ha asociado con grandes casas de la moda para intervenir sus botellas. Después de haber pasado por las manos de Elie Saab, Issey Miyake, Christian Lacroix, Jean Paul Gaultier y Paul Smith, este año KENZO fue la elegida para vestir una producción limitada del agua mineral más famosa del mundo.

Wp-Kenzo-0

Inspirada en la forma de los Alpes franceses y en el trabajo del rupturista director de cine, David Lynch quien durante 2014 estuvo ligado a la casa de moda, la nueva colaboración de Kenzo representa el espíritu joven de ambas marcas e invita al espectador a jugar con el contenido ultra puro que demora años en llegar hasta una botella. Este 2015 los esquemas tradicionales se romperán con la geometría en tonos violetas y amarillos de un patrón en diagonal creada por los directores creativos de Kenzo.