A pesar de que en Chile no contamos con investigaciones de prevalencia de esta patología, según el ministerio de Salud de Chile, diversos estudios europeos han estimado un rango de 1,9 a 4,9 % de alergia a la Proteína de la Leche de Vaca (APLV) en lactantes menores de tres años.

Una enfermedad que cada vez se escucha con mayor frecuencia entre los bebés. Es por esto que los padres han optado por las famosas leches hidrolizadas, porque sus proteínas están altamente hidrolizadas y sin lactosa. Este producto alimenta de igual manera, la diferencia está en que sus proteínas se parten en fragmentos más pequeños, disminuyendo el riesgo de producir alergias entre los más pequeños.