Una alimentación baja en carbohidratos y alta en grasas y proteínas promete reducir el peso rápidamente. La dieta cetogénica excluye lácteos, soya, legumbres, frutas y verduras. Con estas restricciones, se produciría un aumento en los niveles de cetonas, lo que obliga al cuerpo a utilizar las grasas como fuente de energía principal.

dieta_cetogenica

Sin embargo, la Asociación Dietética Británica la incluyó en la lista oficial de dietas para evitar, ya que a pesar de la rápida pérdida de peso y beneficios para personas con epilepsia (se ha comprobado que un plan cetogénico disminuye las crisis), no ocurre lo mismo con quienes sólo la hagan para adelgazar. “Es difícil de mantener a largo plazo y la mayor parte de la baja de peso inicial se asocia con pérdidas de líquido. Nunca es buena idea ‘restringir demasia- do’ a ningún grupo de alimentos”, confirmó la Asociación.