Eliminar los carbohidratos podría ser un grave error. Un estudio de la Universidad de Stanford asegura que las personas que mantienen una dieta basada en lo que su ADN dicta, tienen más del doble de posibilidades de bajar de peso más rápido y sin efecto rebote.

“A pesar de que un grupo de personas se alimente de la misma forma, tendrán respuestas diferentes en su cuerpo, y esto es por la genética de cada uno”, explica Claudia Concha, nutricionista de FIT ADN, centro especializado en la investigación de la genética en Chile.

“El ADN refleja qué tan eficiente es el gen para metabolizar los nutrientes, sin embargo, otro gran influyente es la epigenética”. Dominada por factores determinados por el ambiente celular en lugar de por la herencia, la epigenética también interviene en la regulación de la expresión del ADN, pero sin cambio de nucleótidos.

“Esto consigue activar o silenciar genes. Un método de ejercicios adaptable a las capacidades de cada gen servirá para optimizar la combustión de grasa y metabolización de la glucosa, pues existen tipos de ADN que tienen más habilidad para sintetizar los carbohidratos”.