Let’s be honest, como dicen los gringos. Para muchos, el Super Bowl –catalogado como uno de los hitos deportivos más importantes de la cultura norteamericana– es la excusa perfecta para ver lo último del mundo de la publicidad y uno de los espectáculos musicales más esperados del año. Por algo más de 100 millones de personas, sólo en Estados Unidos, encienden sus televisores para sintonizar la final de la Liga Nacional de Fútbol Americano, siendo la transmisión más vista hace varios años.

Sin duda que este es uno de los factores decisivos para desatar la pelea entre empresas de diversos rubros: Todas quieren que sus comerciales salgan al aire durante el Super Bowl y la organización lo sabe. Por eso, cobran la impresionante cifra de 4 millones de dólares por apenas 30 segundos.

Este año, las compañías que emitieron sus anuncios fueron Audi, Coca-Cola, Heinz y H&M. De las cuatro, creo que el comercial más entretenido fue el de Heinz, quien desde 1997 no era parte del Super Bowl. También hay que destacar la iniciativa de la sueca H&M, que permitió votar a los fanáticos de la marca para elegir 30 segundos entre un David Beckham vestido o desvestido (bajo el hashtag #covered o #uncovered). El resultado ganador se emitió durante el partido, donde además los televidentes tuvieron la oportunidad de comprar la nueva línea de ropa interior del futbolista desde sus Smart TV.

Wp-db-450

Por su parte, Coca-Cola repitió la fórmula que viene utilizando hace años, apelando a la felicidad y belleza de América. El más extraño fue el de Audi, quizá porque fue demasiado dirigido a la cultura estadounidense utilizando un humor un poco absurdo. Aburrido.

Cuando ya terminaba el segundo cuarto del partido, llegaba uno de los momentos más esperados del Súper Bowl: El espectáculo de medio tiempo. En esta ocasión, el afortunado fue el cantante Bruno Mars quien apareció a eso de las 22:00 hrs. de Chile. Con una puesta en escena de primer nivel, Mars logró encender al público que se encontraba en el MetLife Stadium con una temperatura promedio de -2ºC. Su estilo New Wave mezclado con Reggae logró cautivar a todos.

El frío tampoco fue problema para los Red Hot Chili Peppers, quienes aparecieron en el escenario sin polera cantando Give it away. Fue un increíble show, pero no el mejor de un Super Bowl. Convengamos en que pocos superarán la presentación de Beyoncé, Madonna o U2.

Wp-super-bowl-450

Finalmente y por si alguien se preguntaba mientras leía esto quién había ganado el partido… les puedo contar que los Seattle Seahawks les dieron paliza a los Denver Broncos.

> Revisa la presentación de Bruno Mars y Red Hot Chili Peppers en el Super Bowl 2014

Comentarios

comentarios