La hazaña de “Las Diablas” en la Copa Panamericana 2017 quedó en la historia del hockey césped chileno. Fue el domingo 13 de agosto, cuando el equipo comandado por el entrenador Sergio “Cachito” Vigil, entra a la cancha del estadio de Lancaster, en Estados Unidos, con la misión de derrotar a “Las Leonas” argentinas y ganar el campeonato. Una final idílica a la que se llegaba por primera vez. El marcador estuvo en blanco hasta el minuto 40, pero se anotó el gol de las trasandinas y el sueño del equipo se estancó. Pese al resultado (4-1 en contra) Claudia Schüler (29) obtuvo el título de mejor arquera del torneo y Denise Krimerman (22) resultó ser la mejor jugadora. La agrupación se mostró agradecida, pero hoy su meta es rugir más que sus competidoras, porque piensan en llegar al olimpo del deporte.

El caluroso día de la entrevista, Las Diablas se cambiaron de ropa para la sesión fotográfica con entusiasmo. Lindas y risueñas, bromeaban antes de comenzar. “Lo mío es hablar”, dice Claudia, aunque igual posa sin mayores problemas frente al lente. La fotogénica capitana Camila Caram (28) sonríe con naturalidad, mientras Denise, deja su timidez a un lado y comienza a desenvolverse como una modelo profesional. “Dejaste la vara alta” le dicen sus compañeras entre risas. Se ven tan energéticas que no evidencian la carga de entrenamientos que tienen a diario, además de sus actividades personales. Porque a diferencia de otras deportistas top, Las Diablas son estudiantes y profesionales, como cualquier joven de su edad. Llegaron al hockey muy pequeñas, algunas imitando a sus hermanos mayores. “Yo empecé un poco más grande y no le copié a nadie”, comenta entre risas Denise, quien a los 11 años y aburrida del atletismo, decidió cambiar al juego grupal.

—¿Cómo complementan el hockey con sus otras actividades?

Claudia: Siempre ha sido un desafío. Yo empecé a jugar por la selección cuando todavía estaba en el colegio, con la PSU y los estudios tuve que planificarme, lo mismo en la universidad. Somos las alumnas que están siempre en contacto con los profesores, porque debemos pedir permiso para viajar o entrenar.

Denise: Pero si lo que estás haciendo te llena y te motiva, siempre vas encontrando la forma de seguir con lo demás. En la universidad saben que esto no es solo un deporte, es parte de nuestras vidas.

_MG_1037

—¿Cómo es la relación entre ustedes? ¿Son amigas?

Claudia: Sí, ¡totalmente! Aunque siempre se van incorporando chicas jóvenes y las más viejitas se retiran, pero nos llevamos bien como equipo. Nos conocemos y respetamos, y eso es porque hemos trabajado mucho la parte humana.

Camila: Todo eso se refleja en la cancha. Como dice Clau, una de las cosas que más reforzamos con el entrenador es la parte grupal y ha sido clave, porque nos ha ayudado a crecer.

Denise: Las giras a veces duran tres semanas y prácticamente vivimos juntas, uno despierta y se va a dormir con sus compañeras. Esos lazos al final son para toda la vida.

—¿Qué caracteriza a este equipo?

Camila: ¡Qué difícil! (ríe)

Claudia: Yo creo que se ha generado una energía de equipo y se nota tanto dentro como fuera de la cancha. El equipo es lo más importante para nosotras y eso nos ha llevado a los éxitos de los últimos años.

—¿Cómo se viene la agenda 2018?

Claudia: Este año tenemos los Juegos Suramericanos en Cochabamba; el 2019 los Juegos Panamericanos en Lima y el objetivo más grande y cercano es el 2020: los Juegos Olímpicos, torneo al que nunca hemos clasificado, pero es nuestro sueño y meta. También el 2021 tenemos la Copa América de Hockey, el equivalente a lo que jugamos el 2017.

—¿Cómo fue esa final frente a Las Leonas?

Denise: Muy buena, lo que llenó nuestros corazones, fue el segundo lugar, no solo por el puesto, sino porque se jugó una semifinal histórica. Además, subimos en el ranking, ahora estamos 15 del mundo, una gran motivación para lo que se viene.

—¿Es difícil ser profesional en Chile en el hockey césped?

Camila: Ser profesionales es nuestra aspiración y a la vez, es lo que hacemos, por el tiempo y el esfuerzo que le dedicamos, pero no podemos vivir del hockey. En Chile, cualquier deportista que no sea de la magnitud del fútbol o el tenis, tiene que tomar decisiones: dejar de trabajar o trabajar a un sueldo muy bajo para poder tener horario flexible. Es un sacrificio gigante, pero tiene muchas recompensas deportivas.

EL SUEÑO DE UNA CANCHA

—¿Han tenido apoyo de otros deportistas? De Arturo Vidal, por ejemplo.

Claudia: Sí, nos han apoyado mucho los compañeros del hándbol y del rugby… somos deportes colectivos donde es difícil lograr resultados.Todos estamos trabajando para llegar al mayor profesionalismo con los recursos y posibilidades que hay en Chile. Y bueno, también Arturo Vidal nos envió su apoyo para #UnaCanchaParaHockey.

—¿Cómo se gestó la campaña?

Camila: “Cacho”, el entrenador, puso como requisito para continuar en su puesto la construcción de una cancha. Esta no estuvo lista, pero gracias a Dios, él igual se quedó. La cancha es algo que se está pidiendo desde hace al menos siete años…

Claudia: Sí y más, a lo menos 10 años. En los Panamericanos de Río 2007 tuvimos buenos resultados tanto los hombres como las mujeres y se prometió la construcción de la cancha, que es un requisito fundamental no solo para nosotras, sino para equipos de otros lugares de Chile.

170710_D3_W_3040-BN

—¿Qué significa para ustedes el respaldo Kia, el sponsor del equipo?

Claudia: Todavía estamos esperando el auto Kia para cada una (ríen).

Camila: Pero no los estamos presionando (vuelven a reír).

Claudia: Kia nos ha ayudado mucho a difundir el hockey, lo cual es muy importante porque siempre ha sido visto como un deporte elitista y estamos luchando para que eso no sea así. Queremos que crezca y que todos puedan tener acceso a él. Por eso, mientras más visibilidad tenga, mejor.

Camila: Lo que pasó en la Copa América fue gracias al sponsor: que todo Chile pudiera ver por TV abierta un partido de hockey fue algo que nunca había pasado antes.

Claudia: Sí, nos hemos sentido muy queridas, la gente nos manifiesta su cariño a través de Twitter e Instagram.

Denise: La gente quiere ver otros deportes, no sólo fútbol.