Sin duda este fue el mundial de los arqueros de Neuer, el mejor de todos. Con 1.93 metro, 28 años y solo un par de goles no atajados en este mundial, el arquero de la selección alemana se quedó con El Guante de Oro.

En cuanto puso los pies sobre el gran escenario del fútbol internacional, se hizo patente que tendría un futuro dorado y no ha defraudado. Este miembro del Bayern de Munich fue elegido por la IFFHS, Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol, como mejor portero del año 2013. No se esperaba menos de él para Brasil 2014. Las cifras lo acompañaron, con la calificación más alta de la Fifa en su posición de los que pasaron a la final. El ‘héroe bávaro’, como lo llaman, tuvo el mejor porcentaje de atajadas, llegando casi al 90 por ciento y una calificación Fifa de 9, es decir, excelente. 

Lo que muchos desconocen es que este guardameta no sólo defiende el arco, sino también la causa gay. En medio de un ambiente lleno de machismo y homofobia, los jugadores y aficionados parecen no entender el concepto de ‘diversidad sexual’, pero Neuer ha logrado otro reto: hacerle comprender a los hinchas que ser gay y jugar fútbol son dos cosas absolutamente compatibles.

Fue en el invierno europeo de 2011, ya como arquero titular del equipo nacional, que Manuel Neuer habló. Aunque no señaló explícitamente ser homosexual, Neuer expresó a la revista Bunte: “Los hinchas van a acostumbrarse rápidamente, porque lo que a ellos les importa es el rendimiento del jugador, no sus preferencias sexuales. Quien sea homosexual debería decirlo; salir del armario alivia”.

Como un superhéroe, el arquero celebra y apoya no sólo las causas sociales con su fundación que ayuda a niños de escasos recursos, sino también la libertad de preferencias: es activista por los derechos LGBT, siglas que designan colectivamente a lesbianas, gays, bisexuales y transexuales. No por nada el medio de comunicación gay español, GayPress, lo nombró como deportista del año en 2013.