El ministro de Hacienda español lo había anunciado en marzo de 2012: artistas y deportistas estarían bajo lupa en la lucha contra el fraude fiscal. Quince meses después, la Fiscalía de Delitos Económicos de Barcelona presentó una querella contra Messi, acusándole, a él y a su padre, Jorge Messi, de haber evadido el pago de 4,1 millones de euros.

A poco menos de veinte días de que terminara el plazo para declarar los impuestos de ese año, la noticia pudo, de paso, amedrentar a otros que estuvieran planeando alguna trampita… Pero, sobre todo, dejó fuera de juego a los medios de comunicación y a los foreros del fútbol, concentrados en el inicio de la Copa Confederaciones. Messi, el niño bueno del campo y uno de los deportistas más solidarios ¿en el mismo saco que los Urdangarines y políticos corruptos que pueblan la Península Ibérica?

Messi, el niño bueno del campo y uno de los deportistas más solidarios ¿en el mismo saco que los Urdangarines y políticos corruptos que pueblan la Península Ibérica?

El 20 de junio padre e hijo, imputados, lo que significa que el asunto será investigado y citándolos desde ya a declarar ante la Justicia el 17 de septiembre. Hacienda le reclama los impuestos de 2007, 2008 y 2009 correspondientes a la explotación comercial y publicitaria de sus derechos de imagen, los cuales ascendieron a 10 millones 174.486 euros. De esa cifra, 4 millones 164.675 deberían haber llegado a las arcas públicas y no a la cuenta corriente del jugador, denuncia el fisco.

Y no fue error. En su querella, la Fiscalía habla de “estrategia” y “montaje” para defraudar. El supuesto mecanismo habría sido el siguiente: en 2005, cuando Messi empieza a despuntar en el Barça, su padre —el “ideólogo”— y tutor legal pues Leo todavía era menor de edad— firmó un contrato con empresas residentes en el paraíso fiscal de Belice y Uruguay (que entonces gozaba de una baja carga). El objetivo: simular que cedía sus derechos a estas sociedades para que ellas fueran las encargadas de gestionar y recibir el dinero por prestar su imagen.

La fiscalía habla de simulación porque, de manera directa o indirecta, las sociedades estaban relacionadas con el jugador. Y puesto que estaban fuera de España, los ingresos percibidos no eran declarados a la agencia tributaria española, de modo que el argentino, que reside y trabaja en Barcelona desde adolescente, habría obtenido ricas ganancias sin tributar.

De ser cierta la acusación de Hacienda, cabría preguntarse si acaso La Pulga sabía lo que estaba firmando, al más puro estilo infanta Cristina como miembro de la Fundación Noos…

Por cierto, el fisco no reclama lo correspondiente a 2005 y 2006 porque este delito prescribe a los cinco años.
Y será difícil alegar que el padre maquinaba a espaldas del hijo porque en 2006, cuando Messi cumplió 18 años y obtuvo la nacionalidad española, él mismo ratificó el contrato con estas empresas. En el caso de la madre, que también firmó, la Fiscalía admite que se limitó a “seguir las indicaciones de su esposo”.
De ser cierta la acusación de Hacienda, cabría preguntarse si acaso La Pulga sabía lo que estaba firmando —al más puro estilo infanta Cristina como miembro de la Fundación Noos— ya que “él sólo sabe jugar fútbol”, como defienden algunos medios deportivos.

Según sus abogados, se trata de una “disparidad de criterios” entre el recaudador y los imputados. Una discrepancia que Messi padre tilda de “normal” entre “quienes pagan grandes cantidades al fisco”.
El dinero que Hacienda reclama proviene de los ingresos recibidos por las multinacionales que contrataron su imagen. La primera, Adidas, su patrocinador desde 2006, que desembolsó 3 millones 967.785 entre 2007 y 2009 por las apariciones del delantero en sus spots. Y otro gran pedazo de pastel proviene del propio Barça: hasta 3 millones 302.973 euros por salir en los posters y demás merchandising del equipo.
Hay otras marcas que trabajaron con él, pero por cantidades mucho más pequeñas.
Wp-Messi-450

¿A qué se enfrenta el astro?

En España es delito fiscal cuando el fraude supera los 120 mil euros. Si son más de 600 mil, el castigo va de uno a seis años de prisión (en el caso de Messi hasta cuatro años pues los hechos ocurrieron antes de la última reforma de la ley). Ahora bien, si reconoce el delito y paga la deuda (más los intereses) antes de dos meses, la pena suele reducirse al mínimo (en su caso serían nueve meses), librándose de la cárcel por no tener antecedentes. La multa también varía. La sanción máxima supone hasta seis veces lo defraudado. Para el de Rosario serían 24,6 millones de euros.

Josep Maria Gay de Liébana, profesor de Economía de la Universitat de Barcelona y uno de los mayores expertos en España en las finanzas de clubes de fútbol, ha dicho —tal como fuentes de Hacienda— que, como suele pasar en la mayoría de los casos conocidos, sobre todo en personajes públicos, “lo más lógico es que llegue a un acuerdo con la Fiscalía y pague”. También cabe la posibilidad de que el padre exonere al hijo y asuma toda la responsabilidad.

A sus 26 años, Leo Messi es uno de los deportistas más ricos del mundo con una fortuna estimada en 41 millones de dólares, según Forbes, en cuya lista de poderosos ocupa el lugar 39.

A sus 26 años, Leo Messi es uno de los deportistas más ricos del mundo con una fortuna estimada en 41 millones de dólares, según Forbes, en cuya lista de poderosos ocupa el lugar 39.
Y al muchacho le gusta hacer dinero (ha invertido en negocios inmobiliarios en Cataluña y en su tierra natal). Pero es también generoso. Un día antes de presentarse la querella, se supo que decidió repartir entre todos los internacionales argentinos el plus de medio millón de dólares que la Federación de Fútbol de Guatemala le pagó por contar con su presencia en el amistoso.

Defensa a raja tabla

Los derechos de imagen de los deportistas mediáticos reportan más dinero que el campo de césped. Según la prensa española, La Pulga cobra 15 millones de dólares por jugar y 21 millones por publicidad, cifras similares a la de Cristiano Ronaldo o Neymar, cuyos derechos de imagen suponen el 69 por ciento de sus ingresos. Y puesto que en España las rentas más altas tributan hasta un 48 por ciento, es una práctica habitual, según dijo Hacienda a El País, que los asesores hagan peripecias para pagar lo menos posible.

La imagen de Messi quedó dañada. “Por supuesto”, afirma a CARAS Luis Arroyo, presidente de la consultoría española Asesores de Comunicación Pública: “Este asunto rompe con el arquetipo de buen tipo, casi tan inocente como niño”.
La prensa lo reflejó. “Te acusan, Pulga”, publicó el diario argentino Olé; “Messi, amenazado por la cárcel”, dijo el alemán Bild. La prensa catalana ha sido más benévola. Josep Maria Casanovas, editor de Sport, habla incluso de conspiración. “Es indignante y vergonzosa la campaña iniciada por algunos medios de Madrid presentándole como si fuera un evasor fiscal condenado a terminar entre rejas”. El diario ha publicado “creemos en la justicia pero también creemos en Leo (…) Que le investiguen está bien pero que le condenen sin un juicio previo es inadmisible”.

La imagen de Messi quedó dañada. “Por supuesto”, afirma a CARAS Luis Arroyo, presidente de la consultoría española Asesores de Comunicación Pública.

El futbolista celebró su cumpleaños el pasado 24 de junio navegando en yate por el Mediterráneo, imagen que colgó en las redes sociales. Y dos días antes estuvo en Milán en la presentación de un libro de fotografías y un calendario de Dolce&Gabbana de los que es protagonista. La marca italiana lo viste en sus actos públicos y colabora en la Fundación Leo Messi, dedicada a luchar contra las enfermedades nerviosas congénitas y los melanomas infantiles.

Claro que, teniendo en cuenta que los diseñadores acaban de ser condenados a un año y ocho meses de prisión y una multa provisional de 500 millones por haber omitido mil millones al fisco italiano, quizá no sea la mejor compañía para el delantero estos días…