Hizo todo por lograrlo arriba de una moto. Pero no pudo. Se tuvo que conformar dos veces de pelear hasta el final, obteniendo un tercer lugar en el Dakar, la carrera de rally más prestigiosa del mundo motor. Pero la perseverancia y tesón tuvo su recompensa, pues logró ganar la competencia de buggy.

En el deporte, el destino es caprichoso. Y no quiso que “Chaleco” celebrara en lo que se había dedicado toda su vida: a la motocicleta. Lo hizo, por primera vez, en una categoría nobel, sin tantas luces, que recién lleva tres años protagonizando un Dakar. Pero no por eso, los méritos de Francisco López son menos. Al contrario.

En su primera aparición en esta categoría, “Chaleco” hizo historia al transformarse en el segundo chileno que se consagra en esta prestigiosa carrera. El primero había sido Ignacio Casale en cuadriciclos. Por fin pudo celebrar uno de los deportistas motor más destacados del país. Lo hizo luego de ganar 4 etapas de la competencia, que se corrió en su totalidad en Perú, sacando 59 minutos y 46 segundos de ventaja a su más cercano perseguidor, el español Gerard Farrés y al brasileño Reinaldo Varela, segundo y tercero respectivamente.

“Nunca me lo esperé. Nos metimos a esto de los UTV hace poco. Luis Eguiguren me dijo que los probara y de ahí me encanté nuevamente con el desierto y la navegación. Con Alvaro León decidimos venir al Dakar y hacer una apuesta. Entregamos lo mejor en esta carrera, y nos merecemos esto. Ha sido increíble”, reconoció López tras consagrarse campeón.

López volvía a correr un Dakar después de cinco años de ausencia. La última vez había sido el 2014, donde debió abandonar en la sexta etapa, luego que cayera a un barranco y su moto sufriera considerables daños.

El futuro de la competencia es incierto. Por primera vez este años se hizo en un solo país. Se especula que el 2020 la carrera podría volver a pasar por Chile (la última vez fue el 2015), pero dependerá del aporte de privados. La organización pide 6 millones de dólares para que la competencia regrese al país. No obstante, el presupuesto del Ministerio del Deporte es de US$ 2 millones, por lo que se requiere una fórmula similar a la utilizada con la Fórmula E: que el aporte de la empresa privada se complemente con el subsidio del Estado.

Habrá que esperar si “Chaleco” podrá defender su titulo en tierras nacionales, de momento no hay muchas certezas de la próxima edición del Dakar.