Ese cielo  luminoso y celeste no anticipa la tormenta que se avecina mientras los asistentes al Abierto de Polo de Palermo observan concentrados cómo Mariano Aguerre maneja la bocha con precisión en el centro de la cancha del sector El Monte. Los pronósticos meteorológicos anuncian vientos y lluvia para las próximas veinticuatro horas, justo cuando arranca la semifinal del  torneo más esperado del año, pero lo que realmente preocupa a los que permanecen obnubilados con la habilidad del jugador de 45 años, de handicap perfecto,  es el resultado del clásico del fútbol local Boca JuniorsRiver Plate disputado el día antes.  El triunfo de los millonarios rompió una tradición de hegemonía de los bosteros y como es tradición, los hinchas del equipo que catapultó la carrera internacional de Marcelo Matador Salas lucen sus camisetas donde pueden. De pronto, unos petiseros con el equipo blanco y rojo se apostan al borde de la cancha e  inmediatamente despiertan las bromas de Aguerre. La improvisada tribuna ríe con una escena que al mismo tiempo se repite en toda la Argentina. Son los coletazos del partido que paraliza al país.

El Abierto de Polo es el campeonato inter-clubes más grande e importante a nivel mundial, además de ser el quinto en antigüedad. Este año fueron 8 los equipos que desde el 15 de noviembre empezaron a competir todos los fines de semana por una de las 9 copas que se entregaron durante el torneo, para finalizar con la Triple Corona. Desde hace 7 años, los dos  mejores equipos de                         Argentina son La Ellerstina y La Dolfina, los que año a año se han ido disputando la final.

En “La Ellerstina” la fuerza del viento mueve las ramas más altas de los árboles y ejecuta una sinfonía perfecta con el silbido de las numerosas especies de pájaros. Un entorno bucólico donde la mística y tradición del polo se palpa en cada rincón y al que CARAS tuvo acceso exclusivo invitados por el principal sponsor, Stella Artois. En las caballerizas donde los elegantes ejemplares son cuidados con máxima dedicación por los petiseros o en los empedrados caminos que unen la Hacienda se reflejan los elegantes detalles de esta disciplina que practican además príncipes, millonarios y estrellas de Hollywood. Incluso dos representantes de la vieja guardia de la meca del cine estuvieron hace unas semanas por acá: Robert Duvall y Tommy Lee Jones.

Históricamente, la elite del polo mundial ha sido Argentina, pero entre sus representantes, hay pocos que ostenten la importancia del empresario Gonzalo Pieres. En 1990, después de ganar seis veces el Abierto de Palermo unió fuerzas con el australiano Kerry Packer, magnate y amante de los caballos  para dar vida a este complejo que cuenta con siete canchas  de polo, siete caballerizas, pistas de taqueo y 18 piquetes. Además, tiene venta de caballos y dos centros de transferencia embrionaria que dan vida a algunos de los especímenes más cotizados entre los 77 países donde se practica la disciplina.

wp-450-fiestapolo

Es un deporte caro. Eso ya se sabe. Por partido se necesitan mínimo seis ejemplares y para una temporada lo ideal es tener entre 10 a 12 caballos. Uno de ellos puede costar entre tres mil y 30 mil dólares.

En 25 años, la “Ellerstina” se ha convertido en visita obligada para los seguidores de este deporte, cuya pieza clave son los patrocinadores. La lista de sponsors del polo es la más cotizada del mundo e incluye a personajes, como el empresario estadounidense Robert P. Jornayvaz, fundador de Intrepid Potash; el australiano James Packer, quien está a la cabeza de la cadena de casinos más importantes de Australia y el banquero venezolano Víctor Vargas. 

En la hacienda no sólo entrena el equipo que lleva el mismo nombre, también funciona la escuela donde se preparan quienes darán que hablar en los futuros campeonatos como el de Palm Beach, Estados Unidos o de Sotogrande, España. En la entrada principal, al lado de una pequeña laguna está Polo Bar, parada obligada de los protagonistas de la disciplina que pasan la mayor parte del año viajando entre Estados Unidos, Europa y Medio Oriente. 

El dueño del lugar es Nacho Figueras, el jugador que se convirtió en una auténtica celebridad internacional que organiza partidos a beneficio con la elite neoyorquina y posa para las grandes marcas, como Raph Lauren. Desde los 17 años juega en el extranjero pero fue en Estados Unidos, donde se convirtió en el polista más famoso del planeta. Suele pasar las tardes taqueando con el príncipe Harry de Inglaterra y es común verlo en las páginas de las revistas Vogue o People.

El espacio que ideó junto a los hermanos Pieres es donde hay que estar para medirle la temperatura a la previa polera. A 24 horas de una nueva jornada del campeonato que concentra las miradas de los amantes de este deporte, el jugador sensación de las últimas temporadas Pablo Pieres, más conocido como Polito, conversa con Pablo Llorente, el nuevo presidente de la Asociación Argentina de Jugadores de Polo. Mientras, a escasos metros,  el director de Polo Today, Tucán Pereyra saluda a la mujer de Figueras, Delfina Blaquier que camina junto a sus hijos Hilario, Aurora, Artemio y Alba.  

Mientras el circuito chileno de polo está asociado principalmente a algunas familias emblemáticas, en Argentina es una verdadera tradición que se remonta desde 1893 cuando se jugó el primer Abierto de Polo. Hoy además es una verdadera industria de marketing que inspiró una de las series de televisión más populares del año “Hijos y viudas del rock and roll” y que fácilmente puede reunir cerca de 15 mil personas en las tribunas como veremos al día siguiente en el Campo de Polo de Palermo.

No importa que un cielo gris y la brisa tibia confirmen los más oscuros pronósticos, la fiesta arranca pasado el mediodía desde que se abren las puertas del recinto ubicado al frente del hipódromo. En la también llamada Catedral del Polo hay todo lo que un amante de este deporte sueña con tener: ropa, equipamiento, publicaciones y souvenirs. Entre los asistentes de todas las edades, el accesorio estrella es el sombrero. Los hay de todos colores y estilos aunque el sol se esconda detrás de los nubarrones.

Hace casi diez años, Gabriel Donoso, con handicap nueve, era el chileno que brillaba en estas canchas. Su repentina partida durante un entrenamiento es motivo de comentario cuando algún fanático escucha el nombre de Chile. Sin embargo, no podría tener mejor heredero: Jaime García Huidobro, quien viste los colores de Magual cosecha elogios en la prensa especializada. “Donoso era muy querido. Lo que se escucha de Jaime es que es un tipazo; y en la cancha, tiene una visión del juego como pocos para su posición, además posee una pegada espectacular “, explicará después  el comentarista de polo de ESPN, Gustavo Sgalla. 

wp-450-fiestapolo2

Entre la hinchada de Magual que mide fuerzas con Aguada, está la más fiel seguidora de García Huidobro. Su mujer, la artista plástica Catalina Swinburn, con quien en un par de horas el polista se sumará a los festejos del VIP de Stella Artois, junto a músicos, celebridades, artistas y modelos que vienen a disfrutar de la fiesta fuera de la cancha. Esa, donde la ex modelo María Vásquez se roba las miradas.

La noche anterior en el mismo lugar, la marca de cerveza belga organizó una de las fiestas más divertidas del campeonato, estuvo toda la socialité trasandina menos los jugadores que debían descansar para la final. Días después, cuando la Dolfina se adjudique el tiunfo de la mano de Adolfo Cambiasso,  Facundo Pieres se tomará unos minutos para explicar la magia que encierra el evento. “Ganar Palermo es muy importante: mejora el ánimo, levanta la confianza y te invita a triunfar más. Hay torneos súper destacados en el mundo, pero este es el más relevante. Los jugadores de polo nos hacemos en esta cancha.  El polo se ha profesionalizado mucho y me gustaría que volviera a ser más natural. Lograr un equipo divertido, que gustara. Que la gente se identificara con nosotros, que fuera parte de la fiesta”. A sus espaldas unos niños los esperan para una fotografía.  El partido terminó pero la fiesta no se detiene.