Jugar en el Masters de Augusta, en Georgia, Estados Unidos, uno de los cuatro torneos más importantes del mundo, es el sueño de todo golfista y Joaquín Niemann (19) lo hizo realidad hace algunas semanas. El joven deportista se codeó con los mejores, entre ellos, Dustin Johnson, Jordan Spieth, Tiger Woods, Rickie Fowler y el ganador del campeonato 2018, Patrick Reed.

Entrenó con Kevin Chappell, Charley Hoffman y Sergio García en la cancha del Augusta National Golf Club y sorprendió con la fuerza de sus golpes, llamando la atención, incluso, del propio Tiger Woods, quien celebró el juego del chileno. “Tiene un swing hermoso y un talento impresionante. Es muy joven y tiene el mundo por delante”, dijo el ex número uno del mundo.

Niemann logró el segundo lugar en la categoría amateur y, a partir de ahora, comienza a jugar en el circuito profesional.

—¿Cuándo comienza tu interés por este deporte?

—Cuando era niño. Los fines de semana mis papás me dejaban a las ocho de la mañana en el club y me pasaban a buscar en la tarde. Yo era competitivo, pero me costaba pegarle bien a la pelota, entonces practicaba y practicaba… Mi familia me apoyó mucho y cuando estaba en 8º básico me vine de Talagante a vivir a Santiago y me matricularon en el colegio Athletic, que es especial para deportistas.

—¿Quién es tu ídolo?

—Tiger Woods, porque cambió el golf para nuestras generaciones con un juego más agresivo que incorpora mucho el gimnasio, y Rory Mcliroy, quien tiene un juego más entretenido.

5I0A0460

—¿Hoy sientes presión cuando lees que eres la promesa del golf chileno?

—No, estoy muy tranquilo, me gusta jugar y divertirme. El golf es como un trabajo para mí y más ahora que me convertiré en profesional jugando en el Valero Texas Open a fines de abril. Es lo que me apasiona y prefiero no carretear para estar al día siguiente en una cancha de golf. No me imagino estudiando para después trabajar en una oficina. Por ello me voy a vivir a Florida donde me esperan muchos campeonatos.

—¿Cómo es tu rutina de entrenamiento?

—Estoy todos los días a las ocho de la mañana en la cancha practicando, voy al gimnasio tres días a la semana, almuerzo en el club con amigos y en las tardes salgo a jugar. Me lo tomo siempre con mucho relajo. No hay nada más rico que pegar un tiro bueno, pero creo que lo más entretenido en este deporte es tener siempre una buena actitud con el resto. Por ejemplo, si alguien está jugando mal y no le está pegando bien a la pelota, le puedes transmitir buenas vibras…

—En un campeonato, ¿qué piensas mientras vas caminando los 18 hoyos?

—Cuando estoy con mucha presión trato de pensar en otras cosas y para eso está el caddie quien me habla de otros temas… Antes de pegarle a la pelota me desabrocho y me abrocho el guante…