¿Ser o no ser una WAG? ¿Una WAG nace o se hace? La respuesta es sencilla: sólo una WAG decide ser WAG. Porque una WAG no es solamente la esposa o novia de un futbolista famoso. El término WAG implica un estilo de vida, y, al final, depende nada más que de ellas. Se puede ser WAG sin salir en la prensa (esas son las más auténticas) y, al contrario, muchas jamás podrán serlo por más que insinúen curvas. Entonces, ¿de qué hablamos cuando hablamos de una WAG?

Por su look las reconoceréis: llamativa, delgada pero curvilínea, plataformas con más de doce centímetros de tacón, pitillos, bolso estilo el Motorcycle de Balenciaga colgando del codo, gafas de sol enormes, escotazo (de silicona) y labios pronunciados (de colágeno).

¿A qué se dedican? Una WAG auténtica es simplemente la esposa o novia de un futbolista. En el pasado habrá sido camarera, aspirante a modelo o similares, pero una vez que consigue su particular balón de oro, afianza la unión procreando pronto y se dedica a ir de compras, mantener el tipo y acudir a las gradas VIP. Allá donde va él, le sigue ella, encargándose de la mudanza, el cole de los críos y demás quehaceres domésticos. De ella depende en gran parte la estabilidad del jugador.

WP-WGA1-450

Luego está la categoría de WAGs con fama previa o carrera a posteriori. ¿Son WAGs? Estrictamente, no. Cuánto más tiempo pase Shakira en el estudio menos se lo dedicará a Piqué. Alguna que otra campaña publicitaria o similares está bien, pero sin abusar.

Por último están las Wannabes, las que buscan que las fichen de una vez por todas. Van mostrando lo que haya que mostrar para que el mercado no se olvide de ellas cuando el jugador de turno las abandone. Pero ir saltando de campo en campo da mala imagen. Ya lo dijo Alison Kervin, periodista y autora del libro The WAG’S Diary: “Detrás de todo futbolista de éxito solo hay una WAG”. Además, la carrera de una WAG va tan rápido como la de un deportista, así que si a los veintipocos no han conseguido un mundial, casi que se olviden. 

WAGs ha habido siempre pero el término nació en la prensa inglesa en 2002. La primera WAG fue Victoria Beckham, cuando ella y David eran Posh and Becks, una época de impasse laboral en la que ya no formaba parte de las Spice Girls y todavía no era diseñadora.

WP-WAG2-450

El concepto WAG gustó tanto que ese mismo año surgió una serie de televisión basada en ellas: Footballers’ Wives. Su cénit llegó en el Mundial de 2006, cuando los tabloides dedicaron más tiempo a sus jornadas de compras en Baden-Baden (donde estaban concentrados los jugadores ingleses) que a la propia selección. Aquello generó tal espectáculo —agravado por la pronta eliminación de Inglaterra— que el entonces entrenador del Manchester United, Alex Ferguson, llegó a pronunciar: “Las WAGs no tienen cabida dentro del fútbol”. Error. Las WAGs ya formaban parte de la cultura del balompié.

Hoy, de hecho, se han profesionalizado. Muchas saben cómo posar en los photocalls de las grandes galas del futbol y las que más tienen hasta estilista. Aquí también hay un líder, aunque el título no siempre corresponde a la consorte del capitán. Hay que ganárselo. La capitana da la bienvenida a las nuevas, organiza los baby showers, planea la ruta de shopping en los desplazamientos y sube las fotos de las cenas de chicas. Conviene hacer grupos y no está bien robar bolsos ni maridos. Aunque rivalidades y recelos siempre han de existir. 

wp-wag4-450

Se recomienda ser discreta pero a veces no pueden evitar los escándalos. Como cuando Rooney engañó a su esposa estando embarazada. Aquello fue un asunto casi nacional. O Toni Poole, la mujer de John Terry, que arrastra el sambenito de ‘la sufridora’ desde que el defensa del Chelsea se acostase con Vanessa Perroncel, la novia de su compañero Wayne Bridge. Perroncel, por cierto, perdió a Bridge y el favor de las WAGs. Así de simple.

Victoria Beckham lleva 17 años con David, ya retirado. Tiene cuatro hijos. Llegaron a echarle la culpa de la infidelidad de su marido con Rebeca Loos por haberlo dejado solo en su etapa en el Real Madrid. En Los Angeles se convirtió en una WAG rubia.

Coleen Rooney es la actual Reina WAG. A sus 28 años lleva media vida con Wayne Rooney, delantero del Manchester United. Tiene dos hijos. Mata el tiempo escribiendo columnas, presentando algún programa televisivo y protagonizando DVDs de ejercicio físico.

Alex Curran a sus 31 años lleva doce con Steven Gerrard, el actual capitán de la selección inglesa. Son padres de tres niñas. Collen será la reina pero a ella la apodan la super WAG. Ha sido columnista, ha diseñado para Forrever Unique —una marca muy WAG— y tiene perfume propio: Alex.

LAS WAGS ACTUALES

Daniella Semaan le saca doce años al central del Barça Cesc Fábregas. Llevaba casada 22 años con un compatriota libio y tenía dos niños cuando conoció al catalán. Su ex se tomó mal la ruptura y la acusa de estar con el jugador por dinero. Tienen una hija en común y es el mejor ejemplo de WAG: exuberante, de dudoso gusto estilístico y dedicada a su familia. Es intima de Antonella Roccuzzo.

Antonella Roccuzzo la novia de Messi  jamás ha dado un escándalo, no tiene cuentas sociales ni habla con los medios. Lleva con La Pulga desde los 19. Tiene un niño de año y medio. 

Bouchra Van Persie la esposa de Robin Van Persie (Manchester United) es la capitana de las Wags neerlandesas. En Inglaterra participa en actividades solidarias con sus compañeras de equipo. Tiene dos hijos. De ascendencia marroquí, cerró su cuenta en Twitter en 2012 tras recibir insultos racistas.

Cristina Serra ya era una WAG en 2002 pero los medios internacionales no repararon en ella hasta que Guardiola se convirtió en Guardiola. En Alemania, donde su marido entrena al Bayern, fascinan sus labios carmín. Su familia tiene una tienda de ropa de marca. Es, pues, la estilista de Pep. Tienen tres hijos.

Nagore Aranburu esta guapa vasca, esposa de Xabi Alonso, es la actual capitana madridista. Aprendió el oficio en casa, es decir, en Inglaterra, donde vivieron varios años. Le gusta salir en las revistas de moda y es imagen de algunas marcas. Tiene tres hijos.

Helena Seger de origen sueco. Le saca once años a su marido, Zlatan Ibrahimovic, delantero del París Saint-Germain. Tiene estudios de marketing y consiguió puestos directivos antes de acompañarlo a Turín en 2005. Es madre de dos niños.

Lorelei Tarón esposa del colombiano Radamel Falcao, delantero del Mónaco. Conoció al Tigre en una iglesia, a los 17. Tienen una niña pequeña. La Tigresa es famosa por su rubia belleza y su devoción cristiana.

WAGS CON TRABAJO PROPIO

Irina Shayk ni por carrera —ella sí es una auténtica modelo— ni estilo, la rusa se ajusta del todo al perfil de WAG por mucho que pase la mitad del tiempo viviendo en Madrid junto a Cristiano Ronaldo, con quien sale desde 2010.

Shakira estrella de la música antes de conocer a Piqué, tampoco es una WAG al uso, si bien su look se ha waguinizado desde que empezó su romance en 2010. Se ha mudado a Barcelona y ya canta en catalán. Suyos son los himnos de los dos últimos mundiales. En 2013 fue madre.

Sara Carbonero aparte de trendsetter, la novia de Iker Casillas (Real Madrid) es periodista deportiva. Su romance se oficializó en el último mundial cuando Iker le estampó un beso en directo tras ganar la final. Ahora cubrirá Brasil con su bebé a cuestas.

Lena Gercke novia de Sami Khedira (Real Madrid). Ganó la edición del Germany’s Next Top Model en 2006. Se dedica, sobre todo, a las revistas de moda y firmas de calle.

LAS WAGS MÁS SEXYES

Katsia Zingarevich pareja de Anton Zingarevich, dueño del Reading —club de la liga inglesa. La apodan la presidenta. Tiene web propia. 

Tanya Robinson como pareja de Steven Taylor (Newcastle), es la WAG más sexy de la Premier League. Básicamente se dedica a posar desnuda en revistas masculinas, lo que le ha reportado entrar varias veces en el ranking de las cien mujeres más atractivas del mundo según la revista FHM.

Sarah Brander la novia del central del Bayern Bastian Schweinsteiger fue la primera dama del club y de la selección alemana en cuanto a atributos se refiere. La española María Imízcoz, novia de Javi Martínez, le arrebató el puesto la temporada pasada al conseguir el título de la pareja más guapa de la Bundesliga.