Se entrenaron más que nunca. Desenfundaron sus raquetas. Se pusieron sus mejores tenidas. Desempolvaron sus viejas zapatillas. Y se lanzaron a jugar. Se vio de todo. Y en algunos casos hay que reconocer que la contienda fue bastante desigual. De una variedad genial. Muy poco ortodoxa.

Se enfrentaron desde maestros de la raqueta hasta principiantes que todavía no aprendían a servir como Dios manda. Aunque la mayoría eran jugadores de fin de semana. Quizás lo único que todo tuvieron en común fue el derroche de humor demostrado esa calurosa mañana de sábado. A medida que pasaron las horas aparecieron los maridos, las esposas y los niños, quienes no sólo gozaron con el panorama, sino incluso se pusieron a hacer castillos de arena en las esquinas de la cancha.

Pero los entretelones de este campeonato no comenzaron en la cancha sino mucho antes, cuando varios intentaron entrar al cuadro a como diera lugar. Como no fue posible, se conformaron pensando que el próximo año estarían en la codiciada lista.

Wp-Karen-Ebensperger-y-Evelyn-Matthei-COPA-CARAS-1991-Sheraton-450

Mucha preocupación se notó de parte de algunas mujeres por el asunto de la ropa. Tanto que la diputada María Angélica Cristi llamó varios días antes preguntando cómo podía hacerlo para probarse la tenida de Ellese le regalaría a los jugadores.

LOS PARTIDOS

A otras lo que más les preocupó fue el tema de la preparación. Como a Francisca Alessandri y Cecilia Serrano, quien apareció acompañada de su entrenador Jaime Pinto. Para qué hablar de Evelyn Matthei, que confesó que la semana antes llegó incluso a jugar dos veces al día.

Cuando llegaron, ninguno sabía quién sería su compañero. Y la cara de sorpresa de algunos inolvidable. Aunque no se puede dejar de mencionar que Cecilia Serrano y Cristián García-Huidobro manifestaron cierta preferencia. La primera por el locutor, Juan Guillermo Vivado y el segundo, por la modelo Claudia Guzmán.

Ambas parejas tuvieron una corta participación. Al primer partido quedaron eliminadas. Aún así se mataron de la risa. Cecilia Serrano y Juan Guillermo Vivado se abrazaban cada vez que ganaban un punto contra María Angélica Cristi, que llegó acompañada de su hijo, y Juan Carlos Kantor (categoría honor). Claro que no fueron muchos. Y en más de una oportunidad le pidieron a este último que jugara con la izquierda. Y si bien no lo hizo, les jugó blando. “Tengo que reconocer que mi adversario se portó como un caballero”, comentó Vivado.

Wp-Cecilia-Serrano-COPA-CARAS-1991-Sheraton-450

Lo de Cristián García-Huidobro y Claudia Guzmán fue cuento aparte. Ella nunca antes había tomado un raqueta. El, sin mucha técnica, pero con un servicio que dio mucho que hablar, no tuvo otra alternativa que corrérselo todo. Y en un momento de desesperación gritó: “Es imposible para un modesto hombre de cultura discutirle a un parlamentario”. Es que les tocó nada menos que contra Evelyn Matthei y Pablo Piñera, pareja que contaba con todo el favoritismo para quedarse con la copa.

“Con la Evelyn me gano la copa por segundo año”, llegó diciendo el Polo. Y Alberto Espina le bajaba los humos recordándole: “No te hagas ilusiones, Polo, no te olvides de que no te atreviste a jugar contra nosotros en Cachagua”. Pero Piñera no se quedó atrás: “Es que en verano no doy clases”. Entonces Espina saltó: “Lo que pasa es que con el ajuste se te acortó el brazo”.

Y a propósito del diputado Espina, llegó una hora tarde a jugar. Lo reemplazó el entusiasta arquitecto Cristián Boza, quien llegó de raqueta en mano y listo para jugar. Espina se dio cuenta de que si Boza perdía no sólo perdería los premios sino que tampoco pisaría la cancha. Por eso se daba vueltas como un león enjaulado viendo jugar a la pareja Boza-Pamela Camus (escalafón) contra Eduardo Riveros y Francisca Aninat. A Riveros no le faltó el humor. Aparte de masticar chicle tranquilamente durante todo el partido, fue el único astuto que llegó con traje de baño a cuestas. Se bañó en la piscina y luego nos arbitró el final.

Alberto Espina pasó harto susto, porque su reemplazante apenas ganó 9-7. Pero lo peor para Espina vino después, en el partido de semifinales. Junto con Pamela Camus iban ganando 8-2 a Kantor-Cristi. Pero por esas cosas del tenis, a los primeros los traicionaron los nervios y se les acortó el brazo y los segundos se pusieron las pilas y sucedió lo increíble… Juan Carlos Kantor y María Angélica Cristi ganaron 9-8, después de varios match points en contra.

Wp-Claudia-Guzmán-y-Cristián-García-Huidobro-COPA-CARAS-1991-Sheraton-450

Postrado en su silla, Espina no podía creerlo. Ya el año pasado le había sucedido algo parecido junto a Miguel Otero. Esta vez pidió un cigarro y dijo: “No me hablen que estoy de mal humor”. Juan Carlos Kantor lo trató de consolar diciéndole: “Me imagino que en el parlamento te habrán pasado cosas peores”. Pero no, “esto es lo peor que me ha pasado”, seguía repitiendo.

En la cancha del lado Karin Ebensperger, que jugaba con Miguel Otero, hizo una demostración de juventud al saltar muy ágilmente sobre la red. Dejó boquiabiertos tanto a sus contrincantes, Piñera-Matthei, como a todos los espectadores. Por supuesto que sacó aplausos.

En la desesperación, cuando Piñera se dio cuenta de que iba perdiendo le gritó a su partner: “Evelyn, ¿estai’ segura de que tu raqueta está encordada?” La diputada no se inmutó y pegó un golpe que dejó a los del otro lado paralizados. Finalmente la pareja Ebensperger-Otero pasó a la final. En todo caso hay que dejar constancia de que Karin Ebensperger casi no llegó y en la desesperación Carolina García-Huidobro. de Caras, (escalafón) la reemplazó. Jugo con Miguel Otero, que no podía creer lo buena que era su partner, contra Carlos Klammer –que no se salió nunca del protocolo– y Francisca Alessandri. Esta última no dejó de bromear durante todo el partido. Cuánta habrá sido la emoción, las risas y el esfuerzo que una hora después de haber terminado el match, seguía colorada. “No sé qué hago aquí tan relajada, si en la noche tengo comentario y estamos al borde de la guerra”, dijo después de perder en forma honrosa 9-1. Y no se fue hasta después del cóctel.

Wp-Karin-Ebensperger-COPA-CARAS-1991-Sheraton-450

Las anécdotas no faltaron. Y las ganas de volver a participar el próximo año tampoco. El cóctel que puso el hotel Sheraton fue a todo trapo. Desde empanaditas de queso hasta sandwiches de pavo y roastbeef, preparados en el minuto.

Los premios fueron espectaculares. Los ganadores Juan Carlos Kantor y María Angélica Cristi, que nunca soñó que volvería a su casa con la copa triunfadora, recibieron una raqueta Prince y un buzo Ellesse  cada uno. Los vicecampeones Ebensperger-Otero también recibieron raquetas Prince  y tenidas Ellesse. Y la pareja más simpática que fue nombrada en forma unánime, Matthei-Piñera, se fueron cada uno con un bolso Prince envidiable.