Diez mil ochocientos segundos –por 
lo bajo– se pueden transformar en una eternidad cuando se trata de emprender un nuevo viaje. “Tenida y zapatos cómodos”, dicen algunos. “Una almohadilla de viaje o un buen libro”, afirman otros. Sea cual sea la técnica, lo cierto es que el aeropuerto se puede convertir en el mejor o peor aliado para muchos de los 669.060 pasajeros que circulan al mes en vuelos internacionales en Santiago, según las cifras oficiales del Aeropuerto Arturo Merino Benítez, que puede tomar otro rumbo gracias a la tendencia mundial de los luxury VIPS con la presencia del nuevo salón de LAN y TAM, que transforma esa ‘espera eterna’, en una verdadera experiencia de lujo.

Wp-Lujo2_450

A las 11 de la mañana en punto, Lillian Allen, parte del equipo de arquitectos y diseñadores que junto a Mathias Klotz y Studio Putman hicieron realidad el salón VIP más grande de Sudamérica, ingresa al primer piso. “¿Por qué hay flores?”, es lo primero que pregunta. Luego, mira a su alrededor. Todas las mesas tienen arreglos florales. Sin que nadie le responda, los toma, y cuidadosamente, se los entrega a uno de los tantos garzones que caminan silenciosamente por el salón. “No es que no me gusten las flores”, explica. “Pero aquí son innecesarias. No vienen al caso.”, agrega. Viene una tropa de hombres y mujeres y dejan todas las mesas vacías. “Ahora sí, ya estoy tranquila sin los adornos”, ríe.

Wp-Lujo3_450

Esa meticulosidad y perfeccionismo es lo mismo que se ve en los 2.170 metros cuadrados del espacio ubicado en el cuarto y quinto piso del Aeropuerto Internacional de Santiago, donde según Mathias Klotz, una de las claves es la “atemporalidad” de cada pieza del espacio. “La gracia es la durabilidad del salón”, dice Klotz, por un diseño donde colores neutros se funden en algunas raíces sudamericanas. Un grupo de rehues mapuche descansa en un altar en la recepción del lugar y luego, el contraste del mármol de las mesas y el cuero de los muebles, impacta a primera vista cuando aparecen los colores de las alfombras de estilo sudamericano en tonalidades de amarillos, azules, verdes y rojos. “Una fusión increíble, muy interesante de lograr”, dice Olivia Putman, también parte del equipo e hija de la prestigiosa arquitecto y diseñadora de interiores francesa Andrée Putman.

Wp-Lujo4_450

–¿Por qué este lounge es distinto?

–Bueno, simplemente porque es cálido. Lo ideal es hacer que toda la incomodidad del avión se vaya, que sea todo lo contrario y sea un espacio acogedor como este.

Apenas uno entra al salón, hay una botella de agua disponible para cada pasajero y junto a ella, una pantalla le anuncia la hora a la que debe embarcarse. Para completar el primer paso, aparece una sección de lockers para el equipaje de mano y a un costado, los diarios y revistas más famosas de Latinoamérica. El resto, es decisión de cada uno. 

Wp-Lujo1_450

Aunque 55 metros lineales de barra buffet no pasan inadvertidos y tientan a cualquiera. Variedades de preparaciones calientes y frías bajo el sello de la cocina del chef Hugo Pantano conquistan los paladares viajeros. Y para acompañar, vinos nacionales, champagne Louis Roederer Brut Premier y hasta helados de pulpa de fruta durante las 22 horas al día que está abierto el lugar (entre las 03:00 y las 01:00 horas). “Una verdadera experiencia de relajo, que se vive desde el primer minuto que corre cuando uno entra”, afirma Rajmin Hessin, gerente de Identidad Corporativa del grupo LATAM Airlines. 

Pero sin duda toda la atención se la lleva una malla de cobre que cuelga a los costados de la escalera que une los dos pisos del salón. Tejida a mano por el artista colombiano apodado “el hombre de los hilos de metal”, Jorge Lizarazo, la transparencia de la pieza que brilla en medio del lugar provoca curiosidad por saber qué hay más arriba. “No separa, sino que une”, dice Lillian Allen. 

Wp-Lujo5_450

–¿Qué quisieron hacer sentir a los pasajeros con el diseño del salón?

–Definitivamente no queremos que se sientan en casa. Esto no es su casa ni tampoco su oficina, sino un lugar que los va a acompañar antes de iniciar un viaje. Es el espacio que da el tiempo para relajarse o estar bien informado o simplemente hacer lo que se necesite hacer antes de ir a otra parte, pero viviendo un momento grato.

Además de duchas y baños privados, el segundo piso alberga algunas de las amenities más curiosas y a la vez más deseadas por los turistas. Colores y muebles con diseño didáctico se encuentran en la sala de entretenimiento, donde hay dispositivos electrónicos como tablets, consolas y videojuegos. También hay un business center y sectores con chaise lounge especialmente diseñados para el relajo. Pero la gran novedad está en el sleeping area, una habitación con cuatro camas, oscuridad sea noche o día y temperatura regulable de acuerdo a las preferencias de cada pasajero para poder dormir cuando se desee.

La burbuja de ensueño termina cuando se escucha el anuncio de embarque a su vuelo es lo que –usualmente– marca la salida de los pasajeros. En español, inglés y portugués y en todas las pantallas se publicará la hora y puerta para el embarque. Pero claro, sólo una vez, para no incomodarlo.