Mi relación con las compras por Internet es de amor y odio… pero principalmente amor. Desde la mercadería del supermercado hasta las novedades que viajan 60 días en barco desde China (con free shipping!!), creo que no hay nada para el hogar que no se pueda adquirir a un click de distancia.

En Chile he sido cliente de Easy.cl, Homy.cl, Homecenter.cl y Falabella.cl, principalmente, pero gracias a forwarders (como Borderfree y BuscaLibre) que calculan los precios de sitios extranjeros en moneda chilena más impuestos y envío he comprado 2 juegos de baño (completos con cortina, papelero, jabonera, pisapies, portacepillos y portapañuelos), 2 cuadros (con marco incluido), 2 faroles de vidrio y metal, 5 alfombras, 3 rollos de papel mural, decoración para cumpleaños infantil y hasta menaje para el hogar.

Lo mejor de todo es que lo haces desde tu casa. Estás en tu living, con huincha de medir en mano (recuerda, es tu mejor amiga) y escojes la alfombra perfecta. Qué maravilla es recibir ese correo de DHL Express con el tracking number de tu compra. “Su compra va en camino, fecha de llegada esperada para el xx/xx”. Es como juntar Navidad, cumpleaños y Día de la mamá todo en uno. Sabes perfectamente qué viene en ese paquete, pero la ansiedad por verlo en vivo y en directo te mata. Por fin podrás tocar con tus manos lo que enamoró a tus ojos. Abres el paquete, revisas que no venga dañado (vale decir que el empaquetamiento de los productos es altamente resistente para los viajes), estiras la alfombra y… mmmm, “se veía distinta en el computador”. Bueno, comprar por Internet no es perfecto, pero al menos tienes un producto que nadie más tiene y eso te hace validar internamente tu errónea elección. Con el tiempo te convences que el rojo ladrillo de tu alfombra (que pensabas que era rojo italiano) ‘pasa piola’ y en la noche ni se va a notar.

Sí, hay riesgos involucrados con las compras a través de Internet, pero lo bueno es que un artículo en el color o medida equivocados tienen solución, ya que todas las compras digitales tienen políticas de devolución y en el paquete viene hasta un formulario en caso de necesitarlo. La verdadera tragedia es cuando aparece el mensaje de ‘fuera de stock’ o, peor aún “este artículo no se despacha a su país”… ¡¡¡NOOOOO!!! Horror de horrores, y ahora ¿qué hago? No caigas en la tentación de encargárselo a alguien que viaje, si no está disponible para despacho a Chile, es que no era para ti.

Eso sí, no te dejes engañar por los precios baratos, recuerda que siempre hay que tener en cuenta el tipo de cambio y sumar impuestos de internación, IVA y envío. Algunos forwarders tienen ‘liquidaciones’ de envío por temporada con un 50% de descuento… eso sí vale la pena. También hay sitios, como Amazon o AliExpress que envían directo a Chile sin intermediarios y esos envíos suelen ser menos costosos (ojo, no confundir ‘menos costoso’ con barato, no son lo mismo).

Atrévete, déjate seducir por la deco porn de Internet, hay que probar de todo al menos una vez en la vida, ¿no?

Comentarios

comentarios