Aunque no exactamente, pero casi. Sí, cierto, es poco claro pero al igual que los sumerios, egipcios y aztecas la piedra es la superficie que nos sorprende como soporte para escribir en plena era tecnológica.

Stonepaper es el nombre bajo el que aparece un tipo de papel o cartón que tiene utilidades tan variadas que sirve para hacer tarjetas de visitas, mapas o cajas de té pero que no utiliza celulosa para su elaboración sino que su base está en la piedra.

Este es un papel de origen mineral y, tal como se definen, está fabricado en base a Carbonato de Calcio (entre 60 y 80% y que está presente en las rocas), como aglomerante se utiliza resina de polietileno de alta densidad no tóxica.

t

Una de las ventajas de este producto es que su preparación no necesita agua (cosa que sí ocurre con el papel convencional y que es un derivado del árbol), ni blanqueadores químicos con lo que reduce notablemente su huella de carbono.

Además, es fotodegradable, es decir si se expone a los rayos UV y después de algunos años, termina convertido en polvo.

Una alternativa que no es novedosa ni diferente, porque implica retomar lo que hacían nuestros ancestros, pero que permite dañar menos y cuidar más nuestro ambiente, específicamente los bosques cuando no hay un tratamiento sostenible del recurso.

Comentarios

comentarios