Las últimas semanas he desenterrado mi bicicleta de la bodega y la he vuelto a gozar. Principalmente la he usado de medio de transporte para lugares cercano… es lo máximo, llego rápido, no tengo que buscar ni pagar estacionamiento, gozo mil veces más el paisaje y los olores.

Cuando salgo de noche me pongo mi chaqueta de seguridad fosforescente, para evitar que alguien pase por arriba mío.

Pero hace días que tenía ganas de salir en bicicleta de día, de pasear un poco por la ciudad y quería aprovechar el séptimo día en que muchas calles se cierran en la mañana para el deporte. Hoy son muchas las personas que salen a hacer deporte… yo muy pocas veces, por eso todo lo que ví este fin de semana me pareció genial, incentivador, motivador y entretenido.

Las calles llenas de deportistas, corredores, ciclistas, patinadores, caminantes, familias, niños, etc. Gente aprovechando la ciudad, ¡me encantó! Hoy Santiago cuenta con varias ciclovías para aprovechar. En internet hay  diversas páginas para que los ciclistas saquen información útil.

Esta vez me fui por el Parque Bicentenario, Monseñor Escrivá de Balaguer y Av. Andrés Bello hacia el centro.

A lo largo del trayecto son varios los stands que te ofrecen líquidos, yogurt, etc. Personas encargadas del control del tránsito, para que uno pueda cruzar sin problemas. Andrés Bello está cerrada solo para el deporte hasta una cuadra antes de la Estación Mapocho. El circuito sigue frente al Museo Nacional de Bellas Artes y continúa por Monjitas. Nunca había andado en bicicleta por Monjitas hasta la Plaza de Armas, entonces seguí un poco más abajo.
A la vuelta, me desvié de las ciclovías y me fui hacia el Teatro Municipal, quería ver como andaba la fantástica y tentadora venta de bodega que estaban haciendo. Alcancé a ver a los últimos afortunados que pudieron entrar, ya que fue absolutamente un éxito y se vendió todo mucho antes de lo planificado.

Wp-Plaza-450
Del Municipal, me fui hacia el cerro Santa Lucía, Lastarria, puros barrios entretenidos, llenos de gente paseando, gente en los café, artistas callejeros.

Y seguí mi recorrido de regreso hacia el Parque Bicentenario de Vitacura.

Lo gocé, de verdad es un paseo muy entretenido, son miles las actividades que van pasando alrededor, gente bailando y haciendo gimnasia en los parques, ceremonia de los bomberos con desfile y todo, mil actividades en Plaza de Armas, músicos, etc.

Hay un mundo gigante, lleno de actividades fuera de nuestra puerta y ¡no hay que perdérselo!

¡Tomen sus bicicletas y disfruten!

Comentarios

comentarios