La frase de Benedicto XVI (85) al periodista Peter Seewald hace años se hizo realidad, golpeando al mundo y desatando un regadero de teorías, chismes y dudas. En 598 años —cuando renunció Gregorio XII— no se había visto algo igual… En toda la historia católica, Joseph Ratzinger es el sexto Papa que renuncia. Y a partir del 1 de marzo, la tarea de 118 obispos menores de 80 años será elegir al sucesor. Dicen que será un proceso rápido.

“Ya no tengo las fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino (…). En el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu”, dijo Ratzinger quien ya hacía un tiempo se movilizaba sobre un carro. Y aunque muchos lo siguen comparando con Juan Pablo II, quien murió en funciones, lo cierto es que en sus casi ocho años de pontificado, Ratzinger ajustó su agenda a su débil salud, tanto así, que hace poco los médicos le habían recomendado no realizar más viajes transatlánticos. A Chile vino sólo una vez y 17 años antes de su nombramiento vaticano.

LOS VATILEAKS Y UNA IGLESIA GOLPEADA POR ACUSACIONES DE PEDERASTIA debilitan a cualquiera. Incluso a este Papa que pasará a la historia como quien  suprimió la elección papal por mayoría simple, abrió las puertas a los tradicionalistas anglicanos, luchó contra el blanqueo de dinero en las finanzas vaticanas y encaró los abusos sexuales dentro de la institución dejando fuera, entre otros, a Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo. Además, Benedicto XVI se reunió con los Castro en Cuba; fue de gira por Israel y Palestina, enfrentando críticas por su pasado en las juventudes hitlerianas.

La lista de sucesores para Joseph Ratzinger —que escribó 600 libros y tuitea siete veces por día— circuló de inmediato e, incluye, como la profecía de Nostradamus y San Malaquías, a un Papa negro… anticipo de un cambio de era. Lo concreto es que ahora se cierra la de Ratzinger, quien  hace ocho años confesaba: “Recé al Señor para que eligiera a alguien más fuerte que yo, pero evidentemente El no me escuchó”.
Ahora los ojos se vuelcan a los ‘papables’: Timothy Dolan (62), cardenal de Nueva York, el canadiense Marc Ouellet (68), prefecto de la Congregación para Obispos, el italiano Angelo Scoda (71), arzobispo de Milán e hijo de un camionero y al ganés Peter Turkson.

>Lea también el Blog de Daniel Trujillo “El Vaticano contra Dios”.