De nada sirve acelerar el tiempo, mejorar los métodos de producción con el fin de alcanzar una manufactura amplia y generosa. Los cánones de calidad son otros y, en esa reflexión, aparece la mirada de la comisaria Chus Martínez para reunir obras de distintas latitudes con una sola misión: ver cómo cada una de ellas asume el porvenir como una tarea pendiente junto a las 208 galerías más potentes del mundo y cerca de 300 coleccionistas acostumbrados a poner su ojo en los nuevos relatos creativos. Es el escenario de la feria de arte contemporáneo más importante del mundo, junto a Art Basel en Suiza.

En una explanada verde y limpia, como si fuera una pulcra cancha sintética de golf, la curadora de Documenta dispuso tres obras en carboncillo, gouache y collage de Salvador Dalí, cedidas por la galería Mayoral de Barcelona. Son escenas de mujeres expectantes en ‘bañadores’ y ‘coronas’ del antiguo imperio. Alrededor se teje la mirada orgánica, agusanada y vital, de trabajos críticos en manos de artistas como Hugo Canollas, Eva Fábregas, Petrit Halilaj, Maryam Jafri, Eduardo Navarro o Lin May Saeed. Todos bajo la batuta de sus respectivas galerías que, desde Berlín, Sao Paulo o India, son parte del engranaje que piensa el futuro como una realidad más conceptual que tangible.

IMG_9090

La cosmovisión diaguita y su transferencia cultural a un suelo que hoy obedece a intereses mineros y termoeléctricos. La apuesta crítica de Patricia Domínguez fue visitada por los reyes de España y fue uno de los montajes más reseñados en Arco 2018.

AC_AR18_Ambiente_129

La camisa corporativa anudada a los vestigios de una cultura ascestral de los pueblos del norte chileno.

InauguracionARCO-2018-BAJA-031

Letizia y Felipe llegaron en medio de la polémica por el retiro de las obras de Santiago Sierra que representaban a los ‘Junqueras’ y ‘los Jordis’ como presos políticos y mártires por la causa catalana independentista

AC_AR18_Ambiente_010

Más de 300 coleccionistas del mundo reunidos en torno al arte contemporáneo.

IMG_8978

Behold, de David Lachapelle en la galería belga Maruani Mercier.

IMG_8982

El coleccionista chileno Rodrigo Saval y la obra de Susana Solano.

“No queremos hacer un retrato del futuro. Tampoco hablar de vanguardia, eso es un océano, porque hemos aprendido que vendrán nuevas formas de relación con la naturaleza y el conocimiento”, dice Martínez. En el mismo tono, Patricia Ready, la galerista chilena que llamó la atención de los reyes de España y de la Televisión Española que la entrevistó por su trabajo en ‘el fin del mundo’, también admite el valor espiritual del arte, “el gran antídoto para sacarnos el tedio y la depresión”. En su portafolio estaba la obra de The Isle of the dogs, a curse in reverse, de la artista Patricia Domínguez que desde la cosmovisión diaguita del norte chileno hizo un altar de sanación casi chamánico a través de pantallas pintadas, jarrones y hierbas curativas, un momento de reflexión para saber hasta dónde tenemos que abrir las puertas a una mirada corporativa que transforma los paisajes y amenaza con enviar la fe al precipicio.

IMG_9120

Obra de Dis Berlín.

IMG_8906

Esculturas del finlandés Kim Simonsson de la galería Forsblom.