“1, 2, 3 por mí…”. Así tituló La Cuarta la buena nueva del contacto en la oscuridad con los mineros de San José, Copiapó. Y no quedó ahí, desplegando en el interior seguía: “… Y por todos mis compañeros”. Una de las portadas históricas, récord de ventas y que resume el ingenio de uno de los medios más queridos de la prensa nacional. 

En vísperas de su aniversario número 30 el 13 de noviembre, en CARAS invitamos al ‘diario pop’ a reinventar nuestros titulares en ese estilo único que les pertenece. Es el saludo especial para este importante cambio de folio.

Décadas de historias, que partieron con el mítico Diozel Pérez (1932-2012) como pluma fundadora y que en este nuevo siglo de redes sociales tiene a Sergio Marabolí (40) hace cuatro años como director.

“Nuestra misión es levantarle el ánimo a nuestro lector”, cuenta el líder del matutino. Hay una tradición que ellos mantienen: “No tenemos colores políticos. Si hay que celebrar, lo hacemos todos. Y si hay que llorar, nos sumamos a la pena nacional”, explica.

Así pasó en 2011, cuando fueron los primeros en informar por la web del accidente de la avioneta en que iba Felipe Camiroaga. “Fue un golpe fuerte que sintieron nuestros lectores, ya que él era uno de sus personajes más queridos y cercanos con el diario”, relata Marabolí.

Wp-maraboli-450

Quienes abren sus páginas se sienten en casa y esperan esos relatos de las historias cotidianas que sacan carcajadas en los resúmenes de diarios que hacen los programas matinales.

De los lectores habituales, ¿alguien podrá olvidar la crónica de “El rodamiento”? ¡Nadie! Menos los periodistas que saborearon cada línea excelentemente escrita en ese artículo de 1998. 

Para tener credencial de esa redacción popular, según su director, se necesita un talento especial, ingenio y, sobre todo, ‘calle’. “Nuestros lectores saben de inmediato si salimos a buscar la noticia. No se les puede engañar”. También prima la picardía, sobre la grosería burda. “Tenemos que cuidar ese límite y no cruzarlo. Muchas veces se dice que somos el diario de la ‘mina pilucha’. Pero nosotros somos un medio de vocación social. Si sube el pan, la gente que nos prefiere se va a sentir acogida y sabrá que no está sola”. Hoy entregan cursos de finanzas para superar el endeudamiento; la sección Guatita sana, corazón contento para promover la alimentación saludable en los niños. 

Pero hay clásicos: La ventanita sentimental  se mantiene como página favorita. Las cartas escritas a mano hoy son superadas por más de 120 emails diarios con tribulaciones románticas.

Hay tradiciones en La Cuarta: los lectores aman su diseño simple, buscan buzón para poner su cupón y votar en el Copihue de Oro y los viernes reservan su ejemplar por la Bomba 4. Más allá del paso de los años, en las mañanas siempre estará ese gran titular.