La creatividad humana nunca deja de asombrarme porque sabía de las propiedades de la caña de azúcar para endulzar, para hacer ron y en cosmética para el ácido glicólico… pero que además sirviera para producir pilas, fue toda una novedad. En realidad no es la caña de azúcar sino la misma azúcar la que inspiró a un grupo de científicos de Virginia Tech a desarrollar una pila amiga del medioambiente.

Esta idea no es del todo nueva pero la gracia de esta propuesta es que dura más, en realidad llegan hasta casi cuatro veces más que las alcalinas y el doble que las de ión litio, lo que vendría siendo el fin del conejito que corre por todos lados.

Lo increíble es que cuando pierde su potencia se puede rellenar ¡con más azúcar! Para que sigan rindiendo otro rato más. Los cerebros detrás del proyecto sostienen además que su idea podría masificarse en poco tiempo e incluso hablan de unos tres años. ¡Tres años para que funcione en celulares, tablets y el amplio menú que nos tiene conectados todo el día y toda hora!.

 

Wp-pilas-450

Una gran y novedosa iniciativa considerando los miles de millones de basura tóxica que contaminan tanto el suelo como las aguas y la inconciencia ciudadana que aún tiene a muchos botando sus pilas en basureros y no en contenedores. De hecho, hay estudios que fechan en 1.000 años el tiempo de descomposición que presentan estos elementos energéticos compuestos por mercurio. Si indagamos más, nos encontramos con que pueden empezar a separarse luego de 50 años al aire libre, pero siguen contaminando el medio ambiente.

Bien por los cerebros Eco Friendly.

Comentarios

comentarios