Es lo que le corresponderá a los fabricantes e importadores en el futuro cuando entre en vigencia la Ley para el Reciclaje. La normativa considera la Responsabilidad Extendida del Productor y fue recientemente anunciado su envío al Congreso por parte del Gobierno.

Pero,¿de qué se trata todo esto?: El objetivo es hacernos cargo de aquellos que producimos o traemos al país una vez que termina su vida útil. Nada de lavarse las manos cuando las botellas PET queden vacías después de una fiesta, o de dejar en el olvido los neumáticos que ya recorrieron varios kilómetros. La “pega” no se acaba con la venta, sino que tendrán un papel fundamental para que sus productos no terminen llenando basurales. Ahora habrá que incorporar nuevos conceptos, como el de sustentabilidad a sus procesos, es decir, prevención y reciclaje ya no quedan fuera de su responsabilidad.

A partir de su puesta en marcha – dependiendo de cuanto tarden nuestros legisladores- debiera haber un aumento de los lugares que actúan como centros de acopio y también una mayor cantidad de empresas que se dediquen a reciclar.

Wp-Puntolimoio-450La idea es que no solo tengamos más lugares donde dejar los cartones, tetra pak o vidrios, sino que se abre y amplía, depende del caso, la alternativa para depositar aceites lubricantes, aparatos eléctricos y electrónicos, medicamentos, neumáticos y pilas, entre otros elementos.

Esta es una gran noticia, recordemos que sólo reciclamos un 10% de nuestra basura y que los habitantes de Santiago producimos un kilo de desechos por día. (Les recomiendo revisar este reportaje visual de Revista CARAS “La cultura de la basura”).

Es de esperar que esta Ley no sufra muchos recortes y que conserve su espíritu original, que es el de crear conciencia entre los empresarios y seguir educando a la comunidad.

Comentarios

comentarios