No sé ustedes, pero yo ando en bici desde que soy chica, y lo sigo haciendo todos los días para ir a trabajar. Uno de los motivos en un principio fue la cercanía y el ahorro; después se le sumó el ser “mi momento de ejercicio diario”. Pero no soy sólo yo, lo sé. Lo cierto es que se trata de una alternativa ecológica, económica y aeróbica que en Santiago se multiplica cada día.

Quizá puede ser porque la gente está cansada del tránsito tedioso de la ciudad, de los tiempos eternos para llegar a cualquier lugar y el stress que todo eso conlleva, o si se trata de la tendencia que está en constante alza en el que la gente busca llevar una vida mucho más sana. Pero, lo cierto es que andar en bicicleta se convirtió en la alternativa de muchos para llegar al trabajo, ir al gym o simplemente como medio de transporte en la ciudad.

Cualquier modelo de bicicleta es apta para uso urbano, aunque a veces haya que adaptarla. Para ir al trabajo recomiendo una liviana, de buena calidad, para que el rendimiento sea excelente. Puede ser un modelo con un mínimo de 21 cambios, que tenga ruedas de primera calidad y sea acorde al uso que se le dará.

Hay varias opciones: las de paseo; las urbanas, más cómodas para la ciudad; las plegables, que ocupan menos espacio y se guardan en la oficina o el auto, y las de préstamo público (de colores identificatorios según la comuna. Por ejemplo, en Providencia son naranjas). También las eléctricas, con motor incorporado.

Las claves para un andar llevadero son pocas y simples: atarse el pelo antes de ponerse el casco, llevar calzado cómodo y bien sujeto a fin de evitar que se enganche en la rueda y usar prendas de colores claros o flúor por la noche completan los detalles del cuidado personal. ¿Nada funcionó? Entonces, portar una muda de ropa o ir con equipo deportivo para cambiarse después. Para nuestra suerte, Levi’s lanzó Commuter, la línea de ropa de hombre que pueden usar las mujeres diseñada especialmente para andar en bici con look actual. Entre otras ventajas, sus pantalones incluyen bolsillo para el candado.
No por nada, en 2014, Kappo, una aplicación de sendas para andar en bicicleta en Santiago ganó como el Start-Up del año por su innovación y tecnología, y por ser una de las aplicaciones con más usabilidad en la ciudad, ya que existía mucha demanda.

Con todo, la tendencia mundial hacia el deporte, la vida más sana y el cuidado del medio ambiente se hace presente también en Chile, con alternativas que operan a la funcionalidad y alcance de todas las personas para poder llevar una vida de este estilo.

Comentarios

comentarios