Nunca me lo hubiera imaginado, aunque en realidad lo esperaba mirando los proyectos que finalmente se concretaron en Italia, España y Malta. La buena noticia es que ahora tenemos una también en Chile. Se trata de Smartcity-Santiago instalada en la capitalina Ciudad Empresarial en Huechuraba.

Creada bajo el alero del grupo Enel, es un lugar donde se implementaron tecnologías de última generación. Aquí el ciudadano de a pie, como le gusta decir a los políticos, incorpora en su cotidianidad tecnologías y energías más eficientes como “la generación fotovoltaica y telemedición, la automatización de la red eléctrica, el alumbrado público inteligente (LED), la movilidad eléctrica, la operación domótica, entre otras, reduciendo a su vez las emisiones de CO2″, tal como señalan desde Chilectra.

Además incorpora WI-FI de acceso gratuito y movilización eléctrica, incluidas electrolineras o puntos de carga. Todo un acierto. Pero no es la única iniciativa que va por ese camino.

En el sur de nuestro país, buscan que Concepción completa se transforme en una urbe técnicamente inteligente, la idea es convertirla en un gran laboratorio en el que los mismos habitantes aporten ideas para mejorar, por ejemplo, el transporte público.

Pero ¿cuál es el verdadero objetivo de estos lugares? Simple, el tener una mejor calidad de vida y una correcta utilización de los recursos sin contaminar el ambiente. Más ciclovías, menos contaminación, menos ruidos, más conectividad, más autos eléctricos y así una larga lista de más y menos que por fin nos llevaría a vivir menos como ahora y más como nos gustaría.

Comentarios

comentarios