Sí, definitivamente es una moda asociar lo verde y lo sustentable con el mundo de la ropa, las pasarelas y los diseños. Por estos días una multitienda con nombre de capital europea nos invita llevar nuestras prendas y zapatos usados para luego reciclarlos. Como premio por esto nos regala descuentos para nuevas compras. ¡Una maravilla!

Hace pocas semanas una multinacional de origen sueco presentó una colección cápsula de alta costura elaborada con materiales orgánicos. Y desde otra vereda una conocida marca de ropa vintage, prepara un desfile con sus prendas ya atemporales.

El concepto de lo “verde” lo invade todo y cada día con mayor fuerza. Esto ocurre aunque muchos ni siquiera conozcan el verdadero significado de conceptos tan utilizados como orgánico, que es algo en lo que no intervienen químicos ni pesticidas.

Como soy de los que prefieren ver el lado luminoso de la luna, considero que es favorable que el tema se viralice e invada incluso el mundo de la moda. A través de este estilo de vida tan ligado al consumo de las ideas, se crean hábitos hasta llegar a sectores que de alguna manera no se habrían ni enterado que existen. Se crea conciencia casi sin quererlo y se refuerzan ideas sin buscarlo. Un camino ideal.

Aplaudo, aunque algunos hablen que son solo maniobras de greenwashing (crearse una imagen más verde pero sin serlo realmente, la existencia de iniciativas como éstas que permiten que crezcan la masas crítica en sociedades de consumo.

La presencia de varias acciones en paralelo, como las que ya comenté, nos muestra de cómo crece el interés de la gente por el tema del reciclaje. Lo verde puede ser cada día más fashion, pero la gracia es que sepamos la etiqueta que usemos esté colaborando en la causa de un planeta más sano.

Comentarios

comentarios