Eterno secundario y respetadísimo productor, director y guionista, Jon Favreu decidió cocinar su propia receta. Luego de su exitoso paso por blockbusters como Iron Man 1 y 2 y Cowboys vs. Aliens, Favreu regresa con una historia simple, fresca, creíble y tal como un buen sándwich o un plato de spaghetti, totalmente apetecible.

Acá, Carl Casper es un reputado chef que trabaja en un fino restorán francés. Ante la llegada del crítico de moda, su cocina se revoluciona y quiere dar una sorpresa. Eso hasta que su jefe, Dustin Hoffman, lo para en seco y le pide que no se ponga creativo y se vaya a la segura.

El resultado es desastroso desde todo ángulo. Inexperto en redes sociales, Carl arma un desastre del que no puede escapar, infierno que adereza a la ya difícil relación que lleva con su hijo pre adolescente y su ex-esposa (Sofía Vergara).

Aburrido de hacer lo que no quiere, Casper rompe con todo y decide partir desde cero vendiendo sándwiches cubanos en un camión que recorrerá Estados Unidos. Un sueño de libertad, retroceso para unos, simple y sabroso para Carl, quien se convence que en lo sencillo está lo esencial. Favreu amasa esta idea con talento, volteando la tortilla en un tema-moda: la cocina. Ahora todos quieren ser chef, exitosos, hacer platos sofisticados y abrir su propio negocio. Y la televisión apoya la moción, con camionadas de reality show que discursean siúticamente mientras nos ‘enseñan’ toda la sicosis que puede engendrarse entre sartenes y recetas alambicadas.

Chef juega al límite, con una narración que puede molestar a muchos por cierto tono sentimentalista, pero la ligereza fina de su elenco (John Leguizamo, Sofía Vergara, Scarlett Johansson, Emjay Anthony, Robert Downey Jr.), un guión firme y una banda sonora a la que hay que poner atención, logra cuajar la receta.

Favreu deja de lado las exitosas superproducciones y dedica talento para preparar su propio menú. Uno que propone una especie de road movie gastro-emocional que habla de volver a los afectos, a entusiasmarse con lo simple y regresar al origen.