Todo el mundo se ha reído alguna vez con Gloria Delgado Prichett, la latina más chistosa y enérgica, de la serie Modern Family. Un papel que sólo una colombiana como Sofía Vergara puede interpretar. Experta en el juego de seducción con las audiencias, sus caminatas por Los Angeles nunca pasan inadvertidas. Hombres y mujeres se dan vuelta para mirarla.

Forbes la destacó como la actriz mejor pagada de la televisión estadounidense con los 20 millones de dólares al año. Además, incursionó en los negocios con su perfume Sofía y participa en toda causa benéfica que le propongan. Así se ha convertido en la latina más invitada y paparazzeada de Hollywood.

Wp-sofia-vergara-vestido-pareja-450

Sin embargo, hoy está en medio de una disputa con su ex, el empresario Nick Loeb, por los embriones que congelaron en marzo de 2013 cuando eran pareja. Loeb quiere utilizarlos y Vergara se ha negado a dar el permiso. El asunto ya avanzó a tribunales. A través de una demanda interpuesta por Loeb, quien aseguró en una comentada columna en The New York Times, que, independiente de quien fueran los niños, él se encontraba con todos los derechos para ser papá soltero.

A todo este embrollo, Sofía responde tajante. “No hablaré más del asunto”, argumentando que Loeb lo único que busca es prensa a través de su nombre.

Lejos de los tribunales el desafío hoy está en su primer protagónico en la película Dos locas en fuga junto a Reese Witherspoon. Vergara interpreta a Daniella Riva, una colombiana que intenta sobrevivir a los sicarios que mataron a su esposo, un líder narcotraficante. Su protección está en manos de Cooper (Witherspoon), una agente de policía torpe pero entusiasta. El resultado de esto es una comedia estilo road movie, vibrante y femenina.

“¡Nos reímos tanto haciendo esta película! Me encantó trabajar con Reese y éste es el tipo de papel que estaba esperando hacer”, asegura. Para Witherspoon la experiencia con Sofía también fue algo que le encantó. “Todas las personas se quedan mirando a Sofía. Los hombres caen al suelo, y las mujeres botan sus carteras al verla caminar. Es como un comercial, su pelo se mueve en cámara lenta”, agrega.

Está claro: todos aman a Vergara. En especial Joe Manganiello (True Blood, Magic Mike), con quien se casará el próximo 22 de noviembre.

“Todavía lo estamos planeando y trabajando en eso. De primera tratamos de que fuera algo chico, pero es complicado. Ahora, se está transformando y tomará preparación. Recién en julio nos empezaremos a preparar. Trataré de hacerlo muy especial”, comenta.

—Eres la protagonista en tu nueva película, ¿esto supera tus expectativas como actriz?

—Nunca estudié actuación. Yo quería ser dentista. Para mí esto apareció tarde. Y la serie Modern Family fue un gran regalo, que me dio experiencia y me enseñó a confiar en mi capacidad de emplear distintos roles. La comedia es algo que está en mi destino. Toda mi vida he hecho reír a la gente. En el colegio era la payasa, y me di cuenta de que eso me servía para ser actriz.

—¿Vamos a seguir viendo a Gloria?

—Por supuesto, amo a Gloria y amo a la gente con la que trabajo en la serie. Ha sido un parte tan linda e importante de mi vida, que me quiero quedar haciéndolo hasta el final. Siento que le debo mucho al show, y tengo suerte que mi acento me acompañe. ¿Por qué dejaría de hacerlo?

—Han existido varias críticas en torno al prototipo de mujer que representa Gloria, y usted la defiende. ¿Qué opina de eso?

—El problema de los estereotipos estará siempre en la televisión o en las películas. Para Gloria me inspiré en mi mamá y mi tía. Las dos son latinas voluptuosas, chistosas y fuertes de carácter. Por supuesto, que a veces, pueden sonar exageradas, pero hay tantos estereotipos como tantos tipos de gente, que a veces todos conocemos a alguien que encaje. Estoy tan orgullosa de mi rol, que creo que la mayoría de las personas la respetan y la quieren y no voy a tratar de juzgarla ni ponerla en otra categoría.

—¿Gloria ayuda a entender, desde el extranjero, a los latinos?

—Pienso que sí. Siempre va a hacer un ejercicio sano interpretar con calidad a otras culturas. Yo actúo como las latinas que conocí en Barranquilla, y sé que ellas tienen características similares a las mexicanas y a las argentinas. Hablamos español, pero así como los ingleses son diferentes a los norteamericanos, también nosotros tenemos diferencias en las culturas.

—¿Qué es lo mejor de Gloria?

—Sus gritos, que se mete en cosas locas, y que siempre le pasan cosas interesantes. También es para mí un escape para que salgan mis emociones y frustraciones.

Wp-modern-family-450

Sofía creció en su Barranquilla natal donde fue descubierta por un cazatalentos. Comenzó haciendo publicidad y modelando. A los 19 años se casó y tuvo a su hijo Manolo González-Ripoll. Un año despues se divorció. Su carrera internacional comenzó cuando en el Festival de Viña del Mar fue relacionada con el cantante Luis Miguel. Luego se radicó en Miami y comenzó a trabajar en Univisión donde empezó una carrera como animadora y luego como actriz de teleseries. El resto es historia. Hace unas semanas estampó su nombre en el Paseo de la Fama.

Y aunque ahora su figura es marca registrada, no siempre fue así. “Era una adolescente flaca, pero con las pechugas grandes. Todos me miraban, y obvio que los hombres. Después, me di cuenta de que una buena figura era una herramienta en la televisión. Significa que no puedes jugar todo tipo de roles. No puedo ser una chica normal. Entonces, trato de buscar papeles que me permitan capitalizar mis looks, y mi personalidad”, cuenta.

—Los hombres caen a tus pies. ¿Qué consejo les darías a las mujeres que quieren alcanzar a un hombre?

—Que no deberían tener miedo de demostrar su interés. ¿Por qué siempre tenemos que esperar que ellos tomen la iniciativa? Somos mucho más independientes hoy. Creo que un hombre interesante agradecerá la primera movida. Eso es demostrar que eres fuerte.

—¿Has pensado que por tu apariencia la gente no te toma en serio?

—No creo que sea un tema, nunca me he pensado como una actriz seria. No fue mi profesión o aspiración. Lo que sé es que tengo la personalidad que la gente goza. Tengo el talento de hacerles reír. Sé que mi acento y mi apariencia siempre me van a identificar con cierto tipo de roles. Además, soy una empresaria, puedo dar estabilidad financiera a mi familia. Eso me hace tremendamente feliz.