Los Wachowski estrenan su primera serie de televisión de la mano de J. Michael Straczynski, creador de Babylon 5.

Cuando los hermanos Wachowski se aparecieron en 1999 con “The Matrix”, nada volvió a ser igual en el cine, incluso más allá del género de ciencia-ficción. Fue un antes y un después. Muchas películas posteriores -aún aquellas basadas en novelas- le deben todo a esa inquietante construcción de mundo. Pero su regreso con “The Matrix reloaded” y “The Matrix revolutions” en 2003 fue una desilusión gigantesca.

No fue mucho mejor lo que lograron luego con la adaptación de la monumental y fascinante novela de David Mitchell “Cloud Atlas” (2012), la obra precisa como para haberla hecho en formato serie. A esas alturas Larry y Andy habían pasado a convertirse en Lana y Andy, tras la operación de cambio de sexo del primero.

Ahora, firmando como Los Wachowski, reaparecen justamente con una serie, “Sense8″, original de Netflix, donde esta experiencia de Larry-Lana tiene su espacio en el guión. Como las tramas intrincadas y llenas de elementos fantásticos que tanto les gustan, “Sense8″ comienza en un oscuro edificio destruido, donde una mujer (Daryl Hannah) se retuerce de dolor. Un hombre aparece junto a ella. “Los veo”, dice ella. Otro hombre se asoma a sus espaldas. Se disparan imágenes de distintas personas en sus ambientes. La mujer toma un arma. Tras los créditos, se despliegan en pantalla muchos lugares de los cinco continentes.

De a retazos se van dando a conocer las 8 personas que comenzarán a conectarse mentalmente entre sí: Willy, un oficial de policía de Chicago, que alguna vez fue delincuente; Nomi, nacida Michael, una bloggera activista por los derechos LGBT, que ha cambiado de sexo, cuya pareja es una bella chica; Nyx, una DJ islandesa que vive en Londres; Kala, una joven india que está a punto de casarse; Sun Bak, una chica de negocios coreana que tiene su lado B; Wolfgang, un alemán que roba cajas fuertes; un nigeriano que conduce una micro; y Tino, un galán del cine mexicano que debe ocultar a su pareja gay. Casi todos cargan con un dolor, un secreto o un pasado tormentoso. Por separado, sus dramas son bastante convencionales (o vistos en otras producciones): lo que los hace diferentes es esta conexión sobrenatural que crea el guión y que los convierte en algo parecido a chico/as superpoderoso/as.

Nada de lo cual impide que se nos prodiguen varios clichés, como la larga secuencia folclórico-turística de la fiesta de compromiso de la chica india, o el estereotipado personaje de la madre de Nomi-Michael, una conservadora-estúpida de catálogo, con una peluca que no se condice con la inversión que significa filmar en Seúl, Nairobi, Chicago, San Francisco, Londres, México, Mumbai, Berlín. Aún siendo sobrecargada y excesiva, la serie consigue despertar curiosidad sobre el devenir de los 8 fantásticos, personajes que tienen el gran mérito de generar empatía (y hasta compasión) y cuya historia, como corresponde, se nos va entregando de a trocitos. Lo complicado es superar el primer capítulo, efectista y desarticulado.

“Sense8″

Realizada por: Los Wachowski y Joe Straczynski para Netflix.
Estreno: viernes 5 de junio.
 10 capítulos.

 

Comentarios

comentarios