Hija única del actor Paul y Mónica Ronan. Si bien su rol debut fue en una serie de televisión, Lady Bird es el nombre de la cinta que la llevó a la cima, con su personaje de adolescente peculiar e irreverente.

A los 23 años figura en la carrera por el premio Oscar a mejor actriz 2018, a la par de legendarias estrellas como Meryl Streep y Frances McDormand. Simultáneamente su nuevo papel fue nominado al Globo de Oro (ganadora mejor actriz de comedia), Satellite, BAFTA, Sindicato de Actores, Crítica Cinematográfica y al Independent Spirit.

La joven irlandesa-estadounidense tiene experiencia en nominaciones, y es que antes ya había competido por el Oscar en dos ocasiones: la primera fue en Atonement (2007), que para muchos críticos fue el comienzo de la consolidación de su carrera, y Brooklyn (2015), con el que ganó un Satellite.

Pese a su éxito, trata de mantener su bajo perfil evitando a toda costa las redes sociales. Lo que sí, ella no queda ajena a la violencia hacia las mujeres, siendo parte de la campaña #FaceUpToDomesticViolence e incluso vistiendo de negro para decir basta al acoso en Hollywood.