No subirá al ring, ni sudará frente al enemigo… pero ya dejó en en claro por qué fue el héroe de todos los tiempos en el boxeo de Pensilvania. Como ganador del Globo de Oro como mejor actor secundario, Sylvester Stallone (69) asegura que los años no han pasado en vano en el cuerpo de Rocky Balboa y es oficial: el gran campeón del cuadrilátero de Filadelfia está fuera de las pistas… Rocky ya no busca desafíos ni rivales, sólo vivir en la paz de su restorán luego de años de peleas y duelos sentimentales. Aunque la calma durará poco tras la aparición de Adonis Johnson Creed (Michael B. Jordan), hijo del fallecido campeón Apollo Creed y primer rival de Rocky, quien se toma el protagónico del spin-off de la saga, Creed: Corazón de campeón, dirigida por Ryan Coogler y coescrita junto a Aaron Covington.

rocky450-1

Técnica, nostalgia y pasión. Todo ese mix y más revive al famoso ‘semental italiano’ que probó suerte frente a los pesos más pesados de la industria del boxeo y el responsable de coronar con tres estatuillas de los Oscar al guión de Stallone. No será el retorno de la melena setentera ni de los abdominales más seductores de ese entonces. Pero a sus casi setenta años, el actor tendrá la ajetreada tarea de retroceder en el tiempo y darle otra vuelta a sus viejas artimañas como triunfador del cuadrilátero, con las que estampó su nombre en las escaleras del Museo de Arte de Filadelfia hace casi cuarenta años.

Así, la séptima entrega de la saga cumplirá con proyectar el camino del hijo ilegítimo de Apollo para dejar el boxeo amateur y una carrera como ejecutivo de empresas de valores. ¿La misión? Continuar con el legado de un padre al que jamás conoció y que murió en el ring en manos del ruso Ivan Drago. En búsqueda de motivación y tácticas de ataque, ruega a Balboa para que lo entrene y de pasada, para que cada uno pelee por sus propias batallas. Adonis en el ring y su mentor contra el cáncer.

rocky450-4

Un guión que recibió pocas apuestas pero que hoy enfrenta el camino a los Oscar a paso firme, tras triunfar en los Globos de Oro del pasado 10 de enero.

Pero no fue un camino fácil. Sly confesó al medio Deadline que su mujer, la modelo estadounidense Jennifer Flavin, lo había tildado de “cobarde” antes de aceptar el rol. “Nadie suele llamarme así, pero era la verdad… Me daba miedo abordar algo nuevo e incluso tuve ganas de cambiar la trama”, dijo el actor quien vivió el fracaso ante la crítica con producciones como El juez (1995), Mini Espías 3D (2003) e incluso la propia Rocky V en 1990.

rocky450-3

Un papel del que sin duda no podrá desligarse. “Me hubiera gustado tener una carrera más variada. Admiro el trabajo de Tom Hanks, por ejemplo”, dijo a Los Angeles Times. “Pero Rocky es una de las cosas buenas que he hecho en mi vida. Diría que el 96 por ciento de lo que hago son fracasos y el 4 por ciento restante es lo bueno… y es lo único que necesitamos”.

Con ánimo de triunfos, Balboa podría retornar a la gloria como personaje secundario. Quizás esta sea su revancha y la gran oportunidad para llevarse una nueva estatuilla dorada a casa. La final de esa pelea está por verse… y esta vez, será en vivo y en directo.