Catorce años y siete películas han pasado desde que la saga de los X-men llegara a los cines con las tortuosas aventuras de Wolverine, Mysthique, Magneto, Charles Xavier y otros mutantes para que X-men: días del futuro pasado, trajera de vuelta a Bryan Singer a la dirección de la franquicia, la que condujo en sus dos primeras versiones en la década pasada.

Demoledora en taquilla —en su primera semana en Estados Unidos recaudó más de 100 millones de dólares— X-Men: Días del futuro pasado va más allá del Blockbuster del mes. Con una feligresía fiel que sigue las contradicciones sicológicas de estos mutantes en piel humana, nacidas de las tiras de Stan Lee, lo que hay aquí es un gran meeting de “superhéroes” que reúne a las estrellas de la década pasada (Hugh Jackman, Patrick Stewart, Ian McKellen, Halle Berry) con los llamados de la “nueva generación” (James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence) en una historia ambientada en el futuro, donde la guerra entre mutantes y hombres está desatada y los primeros llevan todas las de perder.

En un intento desesperado por evitar la extinción, deciden tratar de cambiar el pasado haciendo un viaje a la década del setenta, mientras el mundo se revuelca viendo el fin de la guerra de Vietnam. El único capaz de hacer el intento es Logan (Hugh Jackman), quien debe evitar el asesinato de un empresario armamentístico (Peter Dinklage, el enano de la alabada Game of Thrones), quien es el inventor de unos centinelas robots capaces de detectar y asesinar mutantes.

Allí, en medio del sci-fi de los viajes de conciencia y las ambientaciones de los años setenta, con logrados toques humorísticos y el desastroso futuro-presente oscila la cinta de Singer, que va más allá de la corrección y logra entretener a fanáticos y neófitos.

Negocio redondo para una saga que retoma aire fresco e incluso logra agitar la historia tanto como “arreglar el pasado” y quedar con un futuro tan limpio como la memoria de un niño. Atención a la actuación del mutante Quicksilver (Evan Peters), quien entrega una de las más logradas secuencias de la saga.

En un año donde las megaproducciones han tenido un nivel regular-bajo, el regreso de X-men es refrescante.

> Revisa el tráiler de X-Men: Días del futuro pasado