El planeta de los simios: Confrontación, con la dirección de Matt Reeves y las actuaciones de Gary Oldman, Keri Russell y el multifacético Andy Serkis en el rol del simio Caesar supera toda expectativa previa. Exito de taquilla en su primera entrega de 2011, encabezada por James Franco, esta versión moderna de uno de los clásicos del sci-fi quedará como uno de los mejores productos del mainstream cinematográfico del año.

Acá, Caesar, el mono parlante criado por humanos, se consolida como el líder indiscutido de la raza que domina la tierra tras una epidemia llamada ‘gripe simia’, que ha devastado a gran parte de la humanidad en diez años. Los simios evolucionados genéticamente dominan el planeta, pero un grupo de humanos ubicados en una post-apocalíptica ciudad de San Francisco están a punto de romper una frágil paz que se mantiene a punta de temor y que luego de un trágico encuentro entre humanos y simios, se pulveriza.

Hasta ahora las películas con grandes efectos especiales que ofrecía Hollywood no habían podido plasmar de manera tan compleja la difícil tarea de dotar de emocionalidad a protagonistas no humanos. Confrontación lo logra y no sólo dotando de carácter a Caesar, sino que también a un puñado de monos y orangutanes que evocan características demasiado humanas: la ira, la sabiduría, la lealtad, el amor o la crueldad. La experiencia digital y la habilidosa dirección de Matt Reeves (Cloverfield) deja la vara altísima para cualquier nuevo intento de dotar de emoción a creaciones digitales. Caesar, el líder, enseña que su raza no se autoaniquila; tiene memoria, quiere proteger a su familia y va a dar la cara para el inminente desastre que propone el epílogo de esta logradísima cinta de ciencia ficción. 

Por ahora, El planeta de los simios: Confrontación tendrá una larga y taquillera pasada por cartelera a nivel planetario y deja la mecha encendida para ver cómo sigue esta historia, cuya secuela ya está anunciada para 2016. 

> Revisa el tráiler de El planeta de los simios: Confrontación